Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2015
Neurociencia

Efectos nocivos del alcohol en el sistema nervioso central embrionario

Constatan en embriones de pez cebra que la exposición al alcohol afecta a ciertos grupos de neuronas durante el desarrollo del sistema nervioso.

Las muestras de embrión marcadas mediante fluorescencia y examinadas bajo el microscopio reflejan cómo afecta el alcohol al desarrollo neuronal de los embriones de pez cebra. En la imagen que aquí se muestra, se observa un incremento de la actividad apoptótica (verde). [DE: «TRANSIENT EXPOSURE TO ETHANOL[...].» X. JOYA ET AL. EN PLOS ONE, 2014.]

¿Cuál es la principal causa de los defectos físicos y mentales en el momento del nacimiento, que superan en frecuencia a la espina bífida y al síndrome de Down? ¿Qué sustancia hace que un feto en desarrollo sufra anomalías más graves que las que provocan la heroína, la cocaína o la marihuana? La respuesta a estas preguntas es la misma: el alcohol.

El alcohol es la sustancia de abuso más consumida a escala mundial. Supone un importante problema de salud pública por sus efectos perjudiciales y la elevada tasa de prevalencia de su consumo. Sin embargo, existe un panorama de permisividad hacia su consumo. Según refleja la Encuesta Domiciliaria sobre Abuso de Drogas de 2013, se han detectado algunos cambios en los patrones de consumo. Entre ellos destaca un fuerte incremento (del 4,1por ciento) en la ingesta de alcohol entre mujeres jóvenes. Dentro de este porcentaje encontramos uno de los grupos de población de mayor riesgo: las mujeres embarazadas. Los efectos nocivos de las bebidas alcohólicas durante el embarazo pueden afectar al feto y tener consecuencias en el recién nacido de por vida.

Hasta 1973, el alcohol no se consideró de manera oficial un teratógeno, es decir, una sustancia que puede dañar al feto. Incluso hoy en día, gran parte de la población general no ha oído hablar del síndrome alcohólico fetal (SAF). Aunque las tasas de prevalencia no se conocen con exactitud, se calcula que uno de cada 1000 recién nacidos presentan el síndrome.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.