Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2015
Neurología

Encefalitis por anticuerpos contra el receptor de NMDA

En esta enfermedad autoinmunitaria, los anticuerpos del cerebro paralizan canales iónicos neuronales. Ello desencadena estados psicóticos graves que pueden confundirse con una esquizofrenia o una psicosis por consumo de drogas.

Los anticuerpos dañinos del sistema inmunitario (rojo y naranja) se unen a los receptores de NMDA (lila) y los bloquean. La neurona capta el complejo formado y lo destruye en su interior (imagen). Ello provoca que la célula carezca de suficientes receptores funcionales, déficit que afecta a la transmisión de información. Los pacientes sufren trastornos de percepción y de memoria y cambios en el estado de ánimo, entre otros síntomas. [CORTESÍA DEL HARALD PRÜSS]

En síntesis

La encefalitis por anticuerpos contra el receptor de NMDA consiste en una inflamación grave del cerebro que provoca síntomas psiquiátricos y neurológicos: alucinaciones, trastornos motores y demencia, entre otros.

Su mecanismo se conoce desde hace poco. Al parecer, los anticuerpos del sistema inmunitario neutralizan un importante canal iónico de las neuronas.

Si se diagnostica a tiempo, esta enfermedad neuropsiquiátrica puede tratarse mediante inmunoterapia.

Algo no funcionaba bien en Melanie C*. Esta estudiante de bachillerato, por lo general, alegre y pizpireta, se volvió, de repente, taciturna y retraída en sí misma. Un día, mientras caminaba desorientada por la estación de trenes de su ciudad, empezó a tropezar con todas las personas con las que se cruzaba. Además, las reprendía. Al poco rato, una pareja de agentes policiales la trasladó al centro psiquiátrico más cercano. Los padres de Melanie, atónitos por la llamada, acudieron al hospital. Le habían diagnosticado una psicosis inducida por consumo de drogas.

Los psicofármacos que prescribieron a la paciente no produjeron ninguna mejoría en ella. Su gestualidad parecía congelada; su mirada, fija y perdida. De vez en cuando alzaba la vista, como si oyera una voz, y murmuraba un par de palabras apenas inteligibles. Una mañana, la enfermera encontró a Melanie tendida en el suelo del cuarto de baño con una herida en la cabeza. No reaccionaba. Las contracciones de la comisura de los labios de la joven hicieron pensar a la sanitaria que se trataba de un ataque epiléptico.

Las imágenes tomográficas del cerebro de Melanie resultaron normales. ¿Padecía esquizofrenia? La médica responsable de su caso pidió un análisis del líquido cefalorraquídeo de la paciente. Las muestras revelaron marcadores inflamatorios y valores de proteínas elevados. Ninguna de ambas condiciones era propia de una chica de 18 años. ¿Quizás un virus había infectado su cerebro? Una serie de análisis posteriores aportó certeza al asunto: el líquido cefalorraquídeo de Melanie presentaba anticuerpos que atacaban el cerebro y la médula espinal. Al final, le diagnosticaron una encefalitis por anticuerpos contra el receptor de NMDA. Se trata de una grave inflamación cerebral en la que el afectado presenta síntomas psiquiátricos y neurológicos similares a los de Melanie. No hace tanto que se conoce esta enfermedad.

En 2007, Josep Dalmau, entonces profesor de neurología en la Universidad de Filadelfia (en la actualidad es investigador ICREA en el Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer y profesor de la Universidad de Pensilvania) , descubrió el trastorno. Cuatro chicas jóvenes con cáncer llamaron su atención: de forma inesperada, habían desarrollado una inflamación cerebral grave. Dalmau insertó líquido cerebroespinal de las pacientes en muestras de cerebro de rata. Observó un fenómeno desconcertante: los anticuerpos presentes en ese líquido transparente que baña el encéfalo y la médula espinal reaccionaban de manera muy intensa con el tejido cerebral, sobre todo en las áreas del hipocampo y de la corteza, responsables de la memoria y del aprendizaje. Concluyó que se encontraba ante una enfermedad autoinmunitaria, es decir, una patología en la que las defensas del propio organismo atacan el tejido cerebral.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.