Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2015
Psicología

Las tareas placenteras favorecen la felicidad

Esforzarse por ser más feliz resulta contraproducente, pero planear actividades gratas contribuye a lograr ese estado emocional.

EIKO OJALA

Está claro: la felicidad no se puede forzar. Diversos estudios han demostrado que si se busca ser más feliz en un momento dado se logra justo lo contrario, y nos sentimos peor. Basta estar pendientes de si somos felices para inclinarnos a ver la botella medio vacía. Pero ¿cómo podemos ganar las muchas recompensas que la felicidad ofrece (buena salud, relaciones personales más robustas, etcétera)? Nuevos hallazgos apuntan a que en lugar de esforzarse en ser feliz debemos maximizar la probabilidad de serlo. ¿Cómo? Organizando nuestra vida en torno a las actividades que nos resulten gratas.

En un estudio publicado en la revista Emotion el pasado diciembre, los autores hablaban de «priorizar la positividad». Investigaron la relación de esta actitud con el bienestar en 233 adultos de diversas edades. Según descubrieron, los probandos que aplicaban este proceder se manifestaban, en general, más satisfechos con la vida, afirmaban que sentían emociones positivas con mayor frecuencia y sufrían menos síntomas depresivos. Además, los sujetos que priorizaban la positividad en relación a planes concretos contaban con más recursos sociales y psicológicos, mostraban mayor entereza y responsabilidad en su conducta y gozaban de más relaciones positivas.

«Reflexione sobre actividades que le aporten alegría o gozo y busque tiempo para acomodarlas en su vida diaria», indica Lahnna I. Catalino, psicóloga en la Universidad de California en San Francisco. «Para algunas personas, ello significa reservar tiempo para dedicarlo a la jardinería o a cocinar; para otras, pasar un rato con los amigos.» Aunque tales propuestas pueden no resultarles fáciles a quienes luchan contra la depresión, se hallan en la línea de las recomendaciones terapéuticas usuales. No podemos acomodarnos a voluntad en un estado de felicidad, pero es casi seguro que disfrutaremos más de los días que nos aporten actividades gratas.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.