Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Enero/Febrero 2017Nº 82
Encefaloscopio

Cognición

Gratuito

Leer en una pantalla dificulta la comprensión abstracta

Durante la lectura digital usamos recursos cognitivos menos costosos.

Menear

Utilizar el pensamiento abstracto nos resulta más difícil si leemos en formato digital, según han constatado Geoff Kaufman, de la Universidad de Carnegie Mellon, y Mary Flanagan, del Colegio Darmouth. Los investigadores pidieron a más de 300 sujetos que leyesen los mismos textos, pero unos impresos en papel y otros en formato digital. A continuación, los científicos les preguntaron sobre el contenido.

Los participantes que habían leído los textos en la pantalla de un ordenador portátil o en una tableta puntuaron peor en la interpretación de la información. En uno de los experimentos se entregó a todos los sujetos la descripción de cuatro automóviles japoneses ficticios. A continuación, se les pidió que indicaran cuál de los vehículos descritos era el de gama superior. Alrededor del 66 por ciento de los participantes que habían recibido la información en papel resolvieron
la tarea de forma correcta; en cambio, solo el 43 por ciento de los lectores digitales fueron capaces de ello. Sin embargo, sucedía todo lo contrario si se trataba de preguntas concretas sobre el texto: los sujetos que habían leído en pantalla recordaban más detalles de un texto breve que los individuos que habían obtenido la información en papel.

Según Kaufman y Flanagan, este fenómeno se debe a que cuando usamos una tableta, un ordenador portátil o un teléfono inteligente, tratamos diversos textos de forma simultánea, y solo los leemos por encima. De este modo, durante la lectura digital recurrimos a procesos cognitivos menos costosos y procesamos el contenido de manera menos intensa.

Fuente: Proceedings of the 2016 CHI Conference on Human Factors in ­Computing Systems 10.1145/2858036.2858550, 2016

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados