Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2017
Psicología

Psicología del deporte

El entrenamiento mental ayuda a los deportistas a prepararse mejor, a aumentar su rendimiento e incluso a batir récords. Esta disciplina relativamente joven ha ganado terreno en los últimos años. En la actualidad, es ya una rama consolidada.

ISTOCK / TECHNOTR

En síntesis

La psicología del deporte es una ciencia aplicada que se ha consolidado en los últimos decenios. Su objetivo es mejorar el rendimiento de los atletas mediante diferentes técnicas psicológicas. Además de en el ámbito del deporte profesional, cada vez se utiliza más en el deporte de base y de ocio.

Los deportistas pasan por diferentes fases a lo largo de su carrera profesional. Los psicólogos del deporte contribuyen a que mantengan a lo largo del tiempo la motivación y su alto rendimiento y para que cuenten con los recursos necesarios para afrontar las situaciones de competición así como las circunstancias de crisis. Mediante intervenciones adaptadas entrenan las habilidades psicológicas de los deportistas según sus necesidades en cada etapa profesional.

Entre las herramientas mentales más importantes dentro de la psicología del deporte se encuentran las técnicas de imaginación o visualización, la autoinstrucción para situaciones de crisis, la regulación emocional y el desarrollo de equipos. También se trabajan las relaciones con el entrenador y el resto del equipo.

El discurso interior, la autoinstrucción y la comunicación con los demás forman parte de las estrategias que todo deportista con ambiciones debe saber emplear: ayudan a superar las situaciones difíciles, mejoran la motivación y refuerzan la autoestima. Aunque no solo los competidores de élite se preparan psicológicamente; también los atletas aficionados utilizan cada vez más esta herramienta para entrenarse. Los psicólogos del deporte son los especialistas en este terreno.

La historia de la psicología deportiva en España es corta, recoge Jaume Cruz Feliu, de la Universidad de Barcelona, en su artículo publicado en la Revista de Psicología General y Aplicada. Según explica, las primeras contribuciones las realizaron tres profesionales que trabajaban en campos próximos: el filósofo y doctor en educación física José María Cagigat, el pedagogo Josep Roig Ibáñez y el psiquiatra Josep Ferrer Hombravella. Estos tres pioneros desempeñaron un papel importante en el éxito del primer congreso mundial de psicología del deporte y en la fundación de la Sociedad Internacional de la Psicología del Deporte (ISSP, por sus siglas en inglés). No fue hasta los años ochenta que la psicología del deporte se incorporó como materia docente en las facultades de educación física y en las de psicología del país. Desde entonces, las investigaciones en esta disciplina han ido en aumento. Para julio de este año, la organización ISSP tiene previsto celebrar su congreso internacional en Sevilla.

Si bien este campo ha experimentado un auge en los últimos años, el trabajo de los psicólogos del deporte todavía se confunde. En ocasiones, los legos imaginan que los psicólogos del deporte ofrecen terapia a los deportistas que se encuentran debilitados y no logran un rendimiento óptimo en las competiciones. Esta imagen tiene poco que ver con la realidad. Los psicólogos deportivos no analizan en toda regla los sueños o los conflictos inconscientes de sus pacientes; de hecho, en la mayoría de los casos, las necesidades y preocupaciones cotidianas desempeñan un papel secundario en el trabajo con los atletas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.