Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Mayo/Junio 2018Nº 90
Cartas de los lectores

Gratuito

Cartas de los lectores: El cerebro en el espacio

Menear

Laila Castillo, Barcelona: Al leer la entrevista con Stefan Schneider publicada en Mente y Cerebro n.º 88 [«El deporte beneficia a los astronautas»] me ha surgido una duda sobre la validez de la metodología del experimento que explica este investigador. Para estudiar qué efectos tiene la vida en una nave espacial sobre la psique y el cerebro de los astronautas, el equipo de Schneider eligió un entorno supuestamente análogo a lo que sería una nave espacial: una estación de investigación antártica. Un lugar de esas características puede que sirva para simular la situación de aislamiento, pero ¿qué ocurre con las condiciones de ingravidez o de exposición a los rayos cósmicos, que también podrían afectar al cerebro? Se ha visto (en ratones) que los rayos cósmicos resultan más dañinos para el cerebro de lo que se pensaba; se ve que alteran el comportamiento y causan daño neuronal. ¿Han tenido en cuenta los posibles efectos de estas otras variables?

La redacción responde: Como comenta el neurocientífico Stefan Schneider en la entrevista, el objetivo de su estudio era investigar el efecto del aislamiento en los astronautas durante las misiones espaciales. Según especifica, el experimento reproducía una misión espacial real, salvo en lo que respecta a la condición de la ingravidez. Puede encontrar más información sobre la investigación de los efectos de los vuelos espaciales en el sistema nervioso humano en el artículo «Sentido de la orientación en el espacio» [por Ebenhard R. Hom; Mente y Cerebro n.o 3, 2003].

Puede conseguir el artículo en: