Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2018
Esquizofrenia

Disfunción sináptica y alteraciones cognitivas inducidas por los antipsicóticos

Los fármacos antipsicóticos activan mecanismos neuroinflamatorios que contribuyen al deterioro cognitivo en las personas con esquizofrenia.

El test de reconocimiento de objetos novedosos permite evaluar la actividad cognitiva en animales. Los ratones sanos ­exploran durante más tiempo los objetos nuevos (pieza azul) que los familiares. En los roedores transgé­nicos con síntomas ­cognitivos relacionados con la esquizofrenia desaparece esta tendencia natural. [CORTESÍA DE J. J. MEANA, C. MUGURUZA Y L. F. CALLADO]

En la actualidad, la esquizofrenia representa una de las enfermedades mentales más discapacitantes: aparece a edad temprana (durante la adolescencia o en la juventud) y tiende a cronificarse. La persona que la padece manifiesta, por lo común, los calificados como síntomas positivos (alucinaciones y delirios) y negativos (embotamiento afectivo, retracción social, anhedonia y abulia), además de alteraciones cognitivas, entre ellas, dificultades en la atención y la memoria operativa y problemas en la planificación y abstracción. Este deterioro puede agravarse con el tratamiento farmacológico.

Según ha descubierto y publicado en Nature Neuroscience un consorcio científico del que formamos parte, los antipsicóticos de segunda generación son capaces, a través del bloqueo de un receptor de serotonina denominado 5-HT2A, de reducir las sinapsis maduras y la plasticidad sináptica, induciendo de esta manera un deterioro cognitivo, posiblemente a través de mecanismos neuroinflamatorios. Dicho efecto adverso se suma a otros posibles riesgos secundarios de estos fármacos, como son las alteraciones metabólicas, entre ellas, la diabetes de tipo 2.

El papel de las desacetilasas de histonas

En los últimos años, diferentes estudios han demostrado que las neuronas de la corteza prefrontal de los sujetos con esquizofrenia presentan una pérdida del número de botones sinápticos maduros. Esta reducción se acompaña de una disminución de la plasticidad sináptica, la cual viene regulada por diversos genes que se encargan de codificar los factores de transcripción, los factores neurotróficos y otras proteínas relevantes en la transmisión sináptica. Las denominadas desacetilasas de histonas, o histonas desacetilasas, (HDAC) controlan estas alteraciones sinápticas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.