Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2018
Entrenamiento mental

La meditación no atrae a los escolares

Los programas de educación que incluyen la meditación de consciencia plena no muestran efectos en los adolescentes.

ISTOCK / KOZOROG

En los últimos años, la meditación de consciencia o atención plena se ha convertido en una de las mejores estrategias para combatir numerosos problemas psicológicos, entre los cuales figuran el síndrome de desgaste profesional, los trastornos de ansiedad y la depresión. Incluso esta técnica se ha incorporado en algunas escuelas de todo el mundo como ejercicios en clase o programas de entrenamiento. El objetivo que se persigue con ello es ayudar a los adolescentes a calmar la mente y a prevenir los posibles sufrimientos psicológicos mediante el saber vivir aquí y ahora. Pero si bien se ha comprobado la efectividad de este método en los adultos, su éxito entre los adolescentes no parece claro, ha constatado un equipo dirigido por Catherine Jonson, de la Universidad Flinders en Adelaida.

Los investigadores examinaron la efectividad de un programa de meditación que se aplica en centros educativos de Inglaterra y Australia. Durante nueve sesiones semanales, de una duración máxima de una hora cada una, los participantes aprendían una serie de ejercicios de atención plena: observaban su respiración y tomaban consciencia de las experiencias cotidianas y del propio cuerpo. También se les pidió que entrenasen los ejercicios en casa mediante una grabación con las instrucciones para meditar. Con el fin de aumentar la motivación de los escolares, les explicaron que tenían la edad idónea para «vacunar» su cerebro contra el estrés.

Los experimentadores dividieron a unos 550 alumnos, con una edad media de 13,5 años, en tres grupos. Una tercera parte de los sujetos recibió la formación habitual de meditación plena. En otro grupo se invitó a los padres a que participasen en una sesión informativa, de manera que podían seguir semanalmente y a través del correo electrónico los ejercicios que sus hijos aprendían. Los del tercer grupo asistían a clases habituales.

Johnson y su equipo no hallaron en ninguno de los grupos que el entrenamiento tuviera algún efecto en los estados de depresión y ansiedad, las preocupaciones por el aspecto físico o el bienestar general. Un año antes tampoco pudieron confirmar la efectividad del programa en adolescentes que participaban en un estudio similar. Una revisión de trabajos anteriores reveló resultados heterogéneos.

Los autores concluyen que falta investigar de manera exhaustiva qué tipo de entrenamiento de la atención es el más adecuado para cada edad. Podría ser que este concepto no entusiasme a los jóvenes en plena pubertad.

Fuente: Behaviour Research and Therapy, vol. 99, págs. 37-46, 2017

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.