Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Mayo/Junio 2018Nº 90
Encefaloscopio

Etología

Gratuito

Los chimpancés prefieren a los congéneres antisociales

Los bonobos se inclinan por el comportamiento antisocial, probablemente porque es una señal de dominancia.

Menear

Los humanos apreciamos a los congéneres que ayudan a los demás, una tendencia que incluso puede observarse en niños de corta edad. Los bonobos, en cambio, exhiben otras preferencias, a pesar de que también propenden a la cooperación. Al parecer, favorecen a los individuos que complican la vida a los otros.

Christopher Krupenye y Brian Hare, de la Universidad Duke en Durham, llevaron a cabo diversos ensayos con una veintena de bonobos procedentes de un centro de protección del Congo. En primer lugar, mostraron a los monos unas figuras bidimensionales animadas, las cuales cooperaban para subir una colina o, por el contrario, se dificultaban mutuamente dicho objetivo. A continuación, los investigadores colocaron papel recortado con la forma de esas figuras sobre rodajas de manzana y registraron qué trozos elegían primero los animales. En otro experimento, los bonobos debían escoger entre dos personas desconocidas que tenían golosinas en la mano. Previamente, los monos habían visto que cada una de ellas ayudaba a un sujeto a encontrar un peluche que había perdido o, por el contrario, se lo impedía.

Sobre todo los bonobos adultos manifestaron una preferencia por los individuos que actuaban de manera antisocial. En los chimpancés adolescentes, tal respuesta resultó menos notable. En un experimento posterior, los científicos hallaron que los monos se inclinaban por el comportamiento antisocial posiblemente porque es una señal de dominancia. Según Krupenye y Hare, los resultados sugieren que los humanos adquirimos la tendencia prosocial después de que nuestro camino evolutivo se separase del de los chimpancés.

Fuente: Current Biology, 10.1016/j.cub.2017.11.061, 2018

Puede conseguir el artículo en: