Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Mayo/Junio 2018Nº 90
Encefaloscopio

Neurogastroenterología

Gratuito

Relación entre las bacterias y los traumas psicológicos

Hallan una relación entre los microbios intestinales y el trastorno por estrés postraumático.

Menear

El microbioma, es decir, el conjunto de microorganismos que habitan en nuestro intestino, se ha relacionado con enfermedades como el sobrepeso, las infecciones intestinales e, incluso, la depresión. Según un estudio piloto llevado a cabo por investigadores de la Universidad Stellenbosch en Sudáfrica, también existe una relación entre los microbios intestinales y el desarrollo del trastorno por estrés postraumático (TEP).

El equipo dirigido por la psiquiatra Sîan Hemmings analizó, en primer lugar, las heces de 18 pacientes que padecían TEP a causa de una agresión con arma o la pérdida repentina de algún familiar o allegado. Los investigadores compararon los resultados con los de 12 sujetos que, a pesar de haber sufrido experiencias traumáticas similares, mostraban pocos o ningún síntoma del trastorno. Descubrieron que los probandos con un diagnóstico de TEP presentaban una densidad menor de tres cepas bacterianas concretas. Además, la cantidad de estos gérmenes guardaba relación con la gravedad de los síntomas del trastorno mental.

Estudios previos han demostrado que los traumas, de forma similar a la depresión, pueden acompañarse de procesos inmunológicos alterados. Estos, a su vez, se ven influidos por el microbioma.

Fuente: Psychosomatic Medicine, vol. 79, págs. 936-946, 2017

Puede conseguir el artículo en: