Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Efectos negativos de la anestesia

A menudo, los pacientes de la unidad de cuidados intensivos sufren episodios agudos de confusión. Aunque estos delirios suelen desaparecer un par de días tras la intervención quirúrgica, algunas personas padecen las consecuencias durante largo tiempo. Se investiga su tratamiento

Los médicos investigan si un ambiente tranquilo y con iluminación tenue reduce la aparición de delirios. [TOBIAS HEIN; CORTESÍA DE GRAFT GMBH]

En síntesis

Las operaciones con anestesia general dañan el cerebro más de lo que se creía. Pueden generar problemas de memoria y concentración a largo plazo.

El ruido y el estrés de las unidades de cuidados intensivos, así como determinados medicamentos, favorecen la aparición de delirio y pueden provocar déficits cognitivos duraderos.

Mediante monitorización de la anestesia, test de delirio y habitaciones de cuidados intensivos adecuadas, se intenta minimizar las consecuencias psíquicas y somáticas para los pacientes.

Inés Anglada* lleva unas cuantas operaciones a sus espaldas: de ojos, intestino y tiroides. Antes de cada intervención anota en una libreta los acontecimientos de las semanas previas, puesto que después de la anestesia ya no los recuerda. «Esa información desaparece de mi memoria. Cada vez sucede igual. Y de anestesia en anestesia la situación empeora», explica la paciente de 75 años. Sentada en el salón de su casa, relata su historia. Antes presumía de tener una buena memoria, pero cada intervención que sufre reduce su capacidad cognitiva un poco más. «Ahora, cuando leo un libro, enseguida se me olvida de qué trata», se lamenta. Y agrega: «No me salen las palabras. No tengo energía, con frecuencia estoy cansada; a veces también me siento abatida».

Anglada cree que su cerebro ha sufrido daños en el hospital. Solo una minoría de pacientes reconoce esta posible conexión. La mayoría achaca la merma en la capacidad cognitiva a la edad. «Casi nadie sabe que la estancia hospitalaria puede provocar déficits cognitivos», afirma Edith Weiss-Gerlach, del Hospital Universitario Charité de Berlín.

Tras las operaciones, muchas personas experimentan lo que se conoce como un delirio, es decir, una alteración de la consciencia y del pensamiento: presentan confusión, ideas incoherentes y angustia. Por lo general, ese estado desaparece después de unas horas o días. Sin embargo, a menudo los déficits cognitivos permanecen. Los médicos están tras la pista de las causas. Investigan si, además de la enfermedad, otros factores como el ruido, el estrés en la unidad de cuidados intensivos (UCI) o la administración de anestésicos e hipnóticos pueden perjudicar a largo plazo a los afectados.

La psicóloga Edith Weiss-Gerlach y sus colaboradores han examinado a 1200 sujetos mayores de 60 años antes y después de una intervención quirúrgica. Evaluaron su memoria a corto y a largo plazo, la concentración y la recordación espacial. «Siete días después de la anestesia general habían disminuido la memoria y la concentración de uno de cada cuatro. A los tres meses, esta situación se mantenía en uno de cada diez e incluso un año más tarde seguía siendo así», indica.

Asimismo, las personas que han sido tratadas en la UCI suelen presentar déficits cognitivos, como demostró en 2013 el equipo de Timothy D. Girard, de la Universidad Vanderbilt de Nashville. Los investigadores estudiaron las capacidades cognitivas de unos 800 pacientes críticos con buena función cognitiva antes de su ingreso en la UCI del hospital. A los doce meses, la capacidad cognitiva de uno de cada cuatro pacientes había disminuido de tal manera que necesitaba ayuda externa para afrontar su vida cotidiana. Otro tercio experimentaba limitaciones más leves (mostraban dificultades para seguir una discusión o entender el contenido de un libro, por ejemplo). No se conocen con exactitud las causas de estos déficits.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.