Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Videojuegos para la rehabilitación motora

Diversión, motivación y éxito terapéutico. Los videojuegos que requieren el movimiento físico del jugador contribuyen a recuperar las capacidades motoras de niños y jóvenes que padecen una neurodegeneración en el cerebelo.

Mediante un videojuego, una adolescente con el cerebelo deteriorado practica la coordinación motora en el Instituto Hertie para la Investigación Clínica del Cerebro en Tubinga. Unas cámaras y numerosas marcas reflectoras repartidas por su cuerpo registran los movimientos. A partir de los datos, un ordenador genera una animación tridimensional. [INGO RAPPERS/HIH; CORTESÍA DE MATTHIS SYNOFZIK]

En síntesis

Las ataxias degenerativas, patologías en las que las alteraciones en el cerebelo conllevan déficits en la capacidad motora, carecen hoy por hoy de tratamiento farmacológico. La fisioterapia puede retrasar su curso.

Los videojuegos en los que los jugadores deben mover el cuerpo pueden contribuir en el tratamiento de niños y jóvenes. Les permiten entrenar secuencias motoras específicas de manera más amena que los ejercicios de fisioterapia convencional.

Este método de terapia también puede ayudar en el caso de las personas mayores. Resulta beneficioso para los problemas de motricidad a causa de enfermedades neurológicas, como el párkinson o la apoplejía.

Amelia*, de 14 años, se tambalea mientras anda unos pocos metros. Si sale de casa necesita usar la silla de ruedas para recorrer distancias largas. Sus compañeras de clase se van a bailar o quedan con chicos, pero ella siente cómo sus pasos se hacen cada vez más inseguros y su habla se vuelve poco a poco más desvaída. Amelia padece una ataxia degenerativa, enfermedad neurológica que comporta un deterioro progresivo de las células nerviosas del cerebelo y que se caracteriza por una falta de coordinación a la hora de hablar, agarrar objetos y caminar.

A Javier, de 15 años y con sobrepeso, nunca le ha divertido el deporte. Cuando sus amigos se ponían a jugar a fútbol en el patio de la escuela, él se quedaba en un rincón. Ahora, más que por falta de interés, son las circunstancias las que le disuaden de participar en los encuentros: las alteraciones de coordinación motora que sufre no le permiten ni siquiera plantearse la posibilidad de correr y chutar.

A falta de un tratamiento farmacológico para la ataxia degenerativa, los médicos recomendaron a Amelia y Javier sesiones de fisioterapia para mejorar en lo posible su deficiencia psicomotriz. Sin embargo, a ninguno de los dos les gustó la experiencia. Estos jóvenes, como otros muchos que sufren las mismas carencias de movilidad, presentan problemas para realizar las secuencias motoras complejas, por lo que las evitan cada vez más y, de forma progresiva, se mueven menos. De esta manera, se crea un bucle peligroso, al que se suma la pérdida de confianza en la propia motricidad.

¿Puede romperse este círculo vicioso? En el Instituto Hertie para la Neuroinvestigación Clínica de Tubinga descubrimos en 2009 que la fisioterapia puede ralentizar el curso de la enfermedad, pero solo si consta de ejercicios de coordinación exigentes al menos cuatro veces a la semana. Las personas afectadas, a pesar del progresivo debilitamiento de las células nerviosas del cerebelo, pueden volver a aprender los movimientos complejos. Este hallazgo nos llevó a desarrollar un método de entrenamiento que fuera más apropiado para los niños y los jóvenes. Buscamos un sistema que permitiera realizar ejercicios de coordinación de forma amena y que lograra que los pacientes se sintieran motivados. Los videojuegos en los que el participante debe mover diversas partes del cuerpo para jugar parecieron cumplir las condiciones que nos habíamos marcado. Aprovechamos las videoconsolas de este tipo que se pueden encontrar hoy en día en el mercado (Xbox y Wii). También elegimos tres videojuegos comerciales. En uno de ellos, el jugador debe tapar las fugas de agua que presenta un tanque subacuático virtual con posturas difíciles; en otro, tiene que efectuar movimientos dinámicos y decididos con los pies cuando la superficie se ilumina (pasos semejantes a los del baile). Pero ¿pueden obtenerse beneficios terapéuticos mediante los videojuegos?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.