La sucesión de imágenes mentales

¿Será mera ilusión el flujo continuo de las percepciones? ¿Se compone la consciencia de una secuencia de impresiones, transitorias y singulares, parecidas a los fotogramas de una película?

El cerebro activo es un órgano dinámico. Desde los distintos rincones de nuestra materia gris, millones de neuronas emiten señales sin cesar. Muchas células se activan de una forma que se diría espontánea, sin ningún desencadenante reconocible. Con la ayuda del electroencefalograma (EEG) y otras técnicas modernas, nos aprestamos a escuchar ese concierto polifónico. Y comprobamos que las fases de intensa actividad se acompañan de un murmullo de fondo, en permanente oscilación de subidas y bajadas. Los motivos fundamentales de esa algarabía encefálica distan de ser conocidos. Sin embargo, como cualquiera sabe por propia experiencia, ese bullicio se hace perceptible en nuestra vivencia subjetiva a través del flujo ininterrumpido de la consciencia.

Nos resulta punto menos que imposible mantener nuestra atención ante un objeto; el foco de interés cambia de continuo de un lado a otro. Apenas acabo de escribir la anterior frase cuando aparto la vista del ordenador y miro, a través de los cristales de mi ventana, las hojas de los árboles mecidas por el viento. De repente me viene a la memoria la fecha de entrega del artículo y vuelvo con ahínco al teclado, dispuesto a proseguir.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.