Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Dormir en pareja beneficia al cerebro

Compartir cama refuerza el sueño MOR y las capacidades sociales, además de reducir el estrés emocional.

Getty Images / Viacheslav Peretiatko / iStock

Las parejas que comparten cama duermen peor, indican los estudios llevados a cabo hasta la fecha sobre este tema. No obstante, esa conclusión se apoyaba exclusivamente en datos relacionados con el movimiento de los durmientes. Un grupo internacional coordinado por Robert Göder, del Hospital Universitario de Kiel, ha decidido ahondar en el asunto.

Para su trabajo, los investigadores invitaron a 12 parejas heterosexuales de edades comprendidas ­entre los 18 y los 29 años a pasar dos fines de semana seguidos, en total cuatro noches, en el laboratorio del sueño. El primer fin de semana, los miembros de la mitad de las parejas durmieron en habitaciones separadas; en el segundo, cada participante compartió cama con su consorte. En el caso de los voluntarios restantes, el orden fue inverso. Göder y su equipo sometieron a todos a una polisomnografía en cada ocasión. Dicha técnica de electroencefalografía registra, entre otros parámetros, las ondas cerebrales, la actividad muscular y las fases del sueño.

¿Resultado? Cuando la pareja dormía junta, se movía más, pero la calidad del sueño mejoraba: la fase MOR («movimiento ocular rápido») duraba más y presentaba menos interrupciones. El sueño MOR no solo es fundamental para la formación de recuerdos, también reduce el estrés y fomenta la cognición social. Por otra parte, después de que la pareja pasara junta una noche, el ciclo del sueño de los dos integrantes se sincronizaba mejor, fenómeno más notable cuanto más estrecho era el vínculo afectivo entre ambos.

Los científicos suponen que compartir cama refuerza el sueño MOR y las capacidades sociales, además de reducir el estrés emocional. Ello podría explicar, entre otras cuestiones, por qué se considera que vivir en pareja es beneficioso para la salud. El sueño desempeñaría aquí una función facilitadora.

Fuente: Frontiers in Psychiatry, 10.3389/fpsyt.2020.00583, 2020

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.