Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Efectos del zinc en la depresión

La deficiencia de este metal puede causar síntomas depresivos.

SCIENCE SOURCE

Cada vez más indicios apuntan a que la deficiencia de zinc figura, en ciertos casos, entre los factores subyacentes a la depresión, por lo que complementos de dicho metal podrían constituir un tratamiento útil. Si bien hasta ahora se sabía que los complementos de zinc pueden intensificar los efectos de los antidepresivos, una investigación ha descrito por primera vez los efectos que este metal ejerce por sí solo sobre los síntomas depresivos.

En un ensayo a doble ciego, los investigadores dividieron a los participantes en dos grupos. Administraron 30 miligramos diarios de zinc durante 12 semanas a uno de ellos; al otro grupo, un placebo. Los probandos que habían recibido el metal mostraron, a través de un cuestionario, una reducción más notoria en los síntomas de depresión. «El futuro tratamiento de la depresión es el sulfato de zinc», augura Atish Prakash, miembro posdoctoral de la facultad de farmacia de la Universidad Politécnica MARA y coautor de una revisión de estudios publicada el año pasado sobre el papel del zinc en los trastornos mentales.

Con todo, los investigadores advierten del riesgo que supone la administración de complementos de zinc sin control médico: si las concentraciones son ­excesivas, pueden presentarse otras complicaciones. Además, el zinc no es medible de modo fiable ni en sangre ni en orina. Los investigadores recurren a una compleja variedad de medidas e indicadores para determinar las concentraciones de zinc en los pacientes. En la mayoría de los casos, la mejor forma de asegurarse niveles óptimos de zinc es a través de una dieta sana, no mediante complementos.

Fuente: Nutritional Neuroscience, vol. 18, n.o 4, págs. 162-168, 2015;
Fundamental and Clinical ­Pharma­cology, vol. 29, n.o 2, págs. 131-149, 2015

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.