Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2016
Neurociencia

Los efectos de la estimulación transcraneal

Los investigadores pueden influir de forma cada vez más selectiva en la actividad de las neuronas mediante estímulos eléctricos y magnéticos. Estos métodos abren la esperanza de hallar nuevos procedimientos terapéuticos contra el dolor, la depresión y el alzhéimer.

JAN VETTER

En síntesis

La transmisión de señales en las neuronas se basa en procesos eléctricos. La estimulación cerebral transcraneal puede llevarse a cabo por corriente eléctrica continua o alterna o por campos magnéticos.

Según la posición de los electrodos, se puede forzar o inhibir la actividad cerebral de manera temporal.

Los métodos de estimulación transcraneal están indicados para tratar dolencias en las que se hallan afectadas áreas cerebrales concretas: dolores crónicos, depresión o apoplejía, entre ellas.

A la mayoría de nosotros, por no decir a todos, nos gustaría poder potenciar nuestra capacidad intelectual con solo colocarnos un pequeño dispositivo sobre la frente. Sin embargo, esta escena pertenece al mundo de la fantasía científica. Lo que sí están tratando de hacer los investigadores es estimular las neuronas para controlar su actividad.

Ya se trabaja para que, en un futuro, se consiga estimular el pensamiento y el aprendizaje de las personas mediante la estimulación eléctrica transcraneal. Asimismo, los médicos prevén que este método permita descubrir nuevas vías de tratamiento para la depresión o el dolor. Desde hace años, la Agencia de Investigaciones de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés), perteneciente al Ministerio de Defensa de Estados Unidos, invierte gran cantidad de dinero con el objetivo de aumentar la velocidad de reacción de los soldados o reducir su cansancio mediante esta técnica. No obstante, la aplicación práctica continúa siendo complicada: si se emplea de manera incorrecta, sus efectos pueden ser contrarios a los deseados.

Pero ¿cómo funciona la estimulación cerebral a través de corrientes eléctricas? Para entender su fundamento hemos de hacer una breve incursión en la biología de las neuronas. Estas células nerviosas se comunican entre sí a través de las sinapsis, espacios donde unos mensajeros químicos transmiten señales de una neurona a otra. El procesamiento acontece a partir de fenómenos eléctricos, los cuales, a su vez, se basan en la diferencia de potencial que existe en la membrana celular, entre su medio interior (intracelular) y exterior (extracelular). Si se estimula la neurona disminuye el potencial de membrana y, a la inversa, si la estimulación decrece, el potencial aumenta.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.