Minerales en el cerebro

La salud mental puede estar ligada a la concentración de determinados elementos, sea por demasiado elevada o demasiado baja.

Litio [SCIENCE SOURCE]

La salud mental puede estar ligada a la concentración de determinados elementos minerales en el cerebro, sea por su exceso o por su escasez. He aquí algunas asociaciones investigadas:

HIERRO.La deficiencia de hierro impide la neurotransmisión y el metabolismo celular. Se la ha vinculado a déficits de cognición en niños y adultos.

LITIO. Desde hace decenios se utiliza el litio para tratar el trastorno bipolar. Sin embargo, su mecanismo de acción sigue, en gran parte, siendo un misterio. En julio de 2015, un equipo internacional aportó una pista. Según publicó en Journal of Molecular Neuroscience, el factor insulínico de crecimiento de tipo 1 (IGF-1) desempeña una función en la sensibilidad al litio. Al parecer, dicha hormona eleva la sensibilidad al litio solo en las células de las personas que no responden a él. En otras palabras, la hormona IGF-1 influye en la respuesta o resistencia al tratamiento con litio.

MAGNESIO.Estudios en humanos y roedores han revelado que la ansiedad y la depresión se encuentran relacionadas con un consumo pobre de magnesio. Un trabajo reciente publicado en Acta Neuropsychiatrica señala que microbios intestinales asociados con la depresión pueden originar esta relación. Los ratones alimentados con una dieta deficitaria en magnesio presentaron conductas depresivas y alteraciones en la microbiota intestinal, síntomas que ya se habían correlacionado con la neuroinflamación del hipocampo.

MANGANESO.Según han publicado científicos de China y Japón en el Journal of Alzheimer’s Disease, el manganeso interviene en el declive cognitivo progresivo. Los investigadores hallaron una correlación entre las concentraciones de dicha sustancia y la capacidad cognitiva y los síntomas de la demencia: los característicos ovillos proteínicos de la enfermedad de Alzheimer aumentaban a la par que los niveles de manganeso. Se sabe que este mineral, en cantidades elevadas, es neurotóxico. Por lo general, el exceso de manganeso se debe a la contaminación atmosférica o a los pesticidas. Además, una ingesta reducida de hierro aumenta su absorción.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.