Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2015
Microbiología

Efectos de la toxoplasmosis en los humanos

Toxoplasma gondii, un parásito unicelular tan discreto como abundante, controla el cerebro del roedor que infecta. También podría manipular nuesta conducta.

BORIS SÉMÉNIAKO

En síntesis

Aunque Toxoplasma gondii es un parásito felino, podría habitar en el cerebro de hasta tres mil millones de personas.

Nuevos hallazgos moleculares y celulares indican que sus efectos en el anfitrión son amplios y duraderos.

T. gondii posee la facultad de modificar el cerebro y el comportamiento de los roedores. Se desconoce hasta qué punto esta manipulación ocurre en el ser humano.

Imagínese un mundo donde no existiera el miedo. Podría andar por la vida sin que los peligros cotidianos le hicieran flaquear. Atravesaría impertérrito las autopistas, perpetraría actos temerarios de todo tipo y contemplaría películas de terror sin parpadear. Pero, si lo piensa dos veces, verá que las posibilidades no son tan magníficas y las consecuencias pueden resultar funestas. Al fin y al cabo, nuestros miedos nos protegen.

La aversión instintiva del ratón por el gato lo mantiene alejado de sus fauces. Pero, por desgracia para el roedor, existe otro enemigo al que debe hacer frente y que puede impedirle experimentar ese temor visceral. Un microorganismo unicelular, el protozoo Toxoplasma gondii, puede abolir el instinto de supervivencia del ratón. El resultado es un roedor que en lugar de poner pies en polvorosa ante la presencia del felino siente una insólita atracción por él.

La influencia de T. gondii sobrepasa con creces la esfera del gato y del ratón. Aparte de mantener esa peculiar relación con los roedores y los felinos que parasita, este protozoo infecta el cerebro de millones de animales terrestres, marinos y voladores. Los humanos no escapamos de él: se calcula que el número de personas infectadas podría ascender a tres mil millones. En EE.UU., la probabilidad de tener alojado a este parásito en los circuitos neuronales se sitúa en una entre cinco; en otros países el porcentaje alcanza el 95 por ciento.

La mayoría de los infectados no experimenta síntoma alguno, pero datos recientes demuestran que remodela el entorno molecular de las neuronas de los mamíferos. Algunos expertos comienzan a sospechar que este minúsculo parásito unicelular podría influir con sigilo y sutileza en la salud y en la personalidad humanas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.