Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Influencia negativa de los inexpertos

El sistema motor cerebral sufre sesgos al analizar la actuación de deportistas novatos.

JASON LEE

Si destaca usted en un deporte, tal vez le convenga apartar la mirada cuando sea el turno de deportistas menos diestros. Un estudio reciente señala que observar la actuación de un novato puede degradar la de un experto.

En experimentos dados a conocer en línea en Scientific Reports en otoño de 2014, los investigadores solicitaron a expertos lanzadores de dardos que presenciaran vídeos de novatos y pronosticaran dónde irían a parar sus lanzamientos. Los expertos iban siendo informados de los aciertos de sus respuestas durante el proceso, lo que incrementaba la capacidad predictiva. Sin embargo, se observó que, a la par que mejoraba esta con respecto a los tiros de los novatos, declinaba el tino de los lanzadores expertos. El efecto era específico de la tarea: su actuación con los dardos no resultó afectada al pronosticar la de jugadores de bolos.

Desde hace largo tiempo, los investigadores debaten si las neuronas del sistema motor participan en la comprensión de las acciones de otros. En el estudio, la degradación sistemática del tino de los expertos, pareja a la mejoría en capacidad predictiva, proporciona una prueba causal de que el sistema motor se halla implicado, al menos en ciertos aspectos (concretamente, en la predicción de resultados) de la comprensión de acciones ajenas, explica Gowsrishankar Ganesh, neurocientífico experto en robótica en el Instituto Nacional de Ciencia Industrial y Tecnología, en Japón, y coautor del estudio con Tsuyoshi Ikegami, del Centro de Información y Redes Neuronales en Osaka.

Los autores confían en que su trabajo contribuya algún día a la rehabilitación cognitiva y motora. A más corto plazo, proponen que los deportistas no deberían prestar mucha atención a las actuaciones de compañeros menos diestros. Por otra parte, educadores y entrenadores no tendrían por qué apartar la vista de los esfuerzos de sus discípulos. «Aunque los resultados son preliminares, nuestros datos indican que los expertos que enseñan sufren menor deterioro», afirma Ganesh. «Creemos que gracias a su gran experiencia con aprendices, los profesores pueden aprender a no verse afectados por este proceso.»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.