Realidad virtual contra el dolor

Comprueban que sumergirse en una realidad alternativa ayuda a eliminar el dolor crónico.

KYLE T. WEBSTER

Casi todo el mundo cree que el dolor es algo que sufre el cuerpo: si me empeño en girar demasiado la cabeza, el cuello envía una señal de dolor al cerebro para indicar que la torsión puede ser lesiva. Sin embargo, el dolor no es sino una advertencia del cerebro, que avisa de un peligro. Aunque ciertas terminaciones nerviosas del cuerpo pueden detectar daños, sus señales son solo uno de los factores que el cerebro utiliza para determinar si hemos de experimentar dolor. Se cree que muchos casos de dolor crónico son resultado de asociaciones obsoletas entre movimientos y dolores.

Para explorar la influencia de la mente sobre el dolor, Daniel Harvie, doctorando en la Universidad de Australia del Sur, junto con otros colaboradores solicitó a 24 probandos que sufrían dolor cervical crónico que, sentados en una silla y con unas gafas de realidad virtual, girasen la cabeza. Los visores creaban la sensación en los participantes de que estaban girando la cabeza en mayor o menor grado de lo que realmente hacían.

Los probandos lograban volver la cabeza un 6 por ciento más de lo habitual si creían estar girándola menos, y un 7 por ciento menos si creían estar girándola más.

Estas observaciones llevan a pensar que la terapia por realidad virtual ofrece la posibilidad de entrenar de nuevo al cerebro para que comprenda que movimientos que fueron dolorosos ahora son seguros, extinguiendo la asociación con el peligro. Harvie cree que esta terapia puede ayudar a restaurar los movimientos dolorosos en personas con lesiones y, tal vez, a tratar a individuos con enfermedades neurodegenerativas, como el párkinson.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.