Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2013
Técnicas de la neurociencia

Microscopía bifotónica: neuronas en directo

El microscopio bifotónico constituye un avance en el terreno de la microscopía de fluorescencia: permite medir la actividad de neuronas vivas en zonas profundas del cerebro. Mas, hoy por hoy, el método resulta muy costoso.

CORTESÍA DE THOMAS G. ÖRTNER Y ÅSA GRUNDITZ

En síntesis

Merced a la microscopía bifotónica, los neurocientíficos captan imágenes de la actividad neuronal en animales experimentales vivos.

La técnica permite captar imágenes del tejido nervioso de hasta un milímetro de profundidad cerebral, distancia que corresponde a un grosor de la corteza cerebral que incluye varias capas de neuronas.

Mediante esta técnica se espera sacar conclusiones sobre la transmisión de señales a través de redes neuronales concretas.

Este artículo forma parte de la serie de MyC «Técnicas de la neurociencia».

¿Cómo reconocemos la cara de nuestra abuela que pasea entre el gentío de una concurrida calle? Hasta ahora la ciencia no ha podido explicar con detalle el modo en que el cerebro resuelve esa tarea en apariencia tan sencilla.

Se conocen bastante bien las funciones que desempeñan cada una de las regiones cerebrales; se sabe el lugar del encéfalo que ocupa el centro del lenguaje, dónde se procesan los sentimientos y qué área es responsable de la visión y del reconocimiento de rostros. Aparte de esta ordenada distribución se han ido desentrañando detalles sobre algunas neuronas concretas. Sin embargo, el modo en el que millones de células nerviosas se coordinan (para procesar las sensaciones visuales, por ejemplo) sigue sin conocerse con exactitud.

Mediante la microscopía bifotónica, los científicos intentan llenar esa, por ahora, laguna de conocimiento. Basada en la fluorescencia, esta técnica permite estudiar la función de redes neuronales en un cerebro vivo. La fluorescencia consiste en la propiedad que poseen determinados pigmentos de estimularse cuando inciden sobre ellos fotones (partículas luminosas). Cada tipo de molécula de pigmento requiere que los fotones incidentes tengan un nivel de energía concreto.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.