Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Marina o la infancia violada

De la noche a la mañana, la aplicada y responsable adolescente Marina se transforma en un volcán en furia. Insulta, rehúsa cualquier consejo y rompe los objetos que halla a su alrededor. Hasta que se descubre el horror del que ha sido víctima en su círculo familiar. Un trauma que ha desestructurado por completo su psique.

Getty Images / -Mosquito- / iStock

En síntesis

De la noche a la mañana, Marina, de 13 años, se volvió agresiva y se alejó de todo, en particular del colegio. Se autolesionó e incluso trató de suicidarse.

Sus padres, angustiados y sin entender nada, la ingresaron en el hospital. Al cabo de varias semanas, se descubrió que había sido víctima de abusos sexuales durante seis años.

Aquejada de depresión y estrés postraumático, esta adolescente experimentó un trastorno límite de la personalidad. La estancia en el hospital y el arresto del agresor aliviaron su sufrimiento.

Marina, una adolescente de 13 años de edad, llegó hace unos años al Servicio de Psiquiatría Infantil de París donde trabajo. No tardó más que unos días en poner la unidad patas arriba. Con una actitud agresiva y provocadora, se enfrentó a todo el mundo. Denigró al personal y a otros pacientes jóvenes. Cuando se encontraba sola en su habitación, rompía y tiraba todo al suelo.

Evidentemente, el personal del centro la tenía bajo vigilancia intensiva. El equipo médico y los demás adolescentes temían los actos y las reacciones repentinas e imprevisibles de Marina. Su comportamiento resultaba sumamente inquietante. ¿Qué le pasaba a esta joven que había ingresado en el hospital a petición de sus padres?

Diez meses antes, su conducta experimentó un cambio radical: de ser una adolescente «tranquila, apacible y fácil de llevar», según afirmaba su madre, se convirtió en inquieta, desordenada y «volcánica» en cuestión de días; una chica que destacaba por su comportamiento literalmente incomprensible. El cambio que más sorprendió a sus padres fue el tránsito de una psique lineal, serena y siempre refinada a una conducta alborotadora y agresiva.

Cambio radical

«De la noche a la mañana, Marina empezó a hacer comentarios hirientes e insultantes sobre nosotros. Además, sus actos peligrosos nos empezaron a preocupar en seguida», señala la madre. Era una alumna reposada, sin problemas aparentes, pero, de pronto, empezó a rendir menos en clase, a responder a sus profesores y a fumar cigarrillos. Dejaba colillas esparcidas por su habitación. «Parecía como si quisiera que encontráramos sus cigarrillos. También se pasaba todo el tiempo delante del ordenador. Una vez, la encontré frente a la pantalla en mitad de la noche», continúa la madre.

Preocupación e incomprensión eran dos palabras más que no cesaba de repetir: «Nos preocupa y no la entendemos. He intentado varias veces conversar con ella, pero me rechaza. Ya no me habla. Se ha cerrado en banda». A medida que iba pasando el tiempo, los síntomas empeoraban. «La enviamos al psicólogo del colegio, pero no funcionó. La vio una vez. Después, Marina ya no quiso volver. Así que decidimos acudir a otro psicólogo».

Durante ocho meses, la hija asistió a una sesión quincenal de psicoterapia. Sin embargo, su estado y su conducta de riesgo no hacían más que empeorar. «Cada vez la encontraba más sombría», indica la madre. «Fue entonces cuando empezó a provocarse el vómito y, sobre todo, a escarificarse los antebrazos con un compás. Las heridas no eran profundas, pero a mi marido y a mí nos entró el pánico». Cuanto más se diversificaban los comportamientos de riesgo, más disminuía el rendimiento escolar de Marina. Ella, que hasta ese momento había sido la mejor de su clase.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.