Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Por qué algunas personas apoyan a los dirigentes tiranos

Las personas que han vivido una adolescencia conflictiva prefieren un modelo de líder tirano.

Gage Skidmore / Creative Commons CC BY-SA 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0/deed.en)

Algunos líderes egoístas, manipuladores y despóticos de la economía o la política, a pesar de su conducta son queridos por muchos. Quizás hay que buscar los motivos de ello en la infancia de los seguidores, opinan Dayna Herbert Walker y otros científicos de la Universidad Estatal de San Francisco. Según su estudio, existe una relación entre el entorno familiar de una persona durante la infancia y sus dirigentes favoritos en la edad adulta: los jóvenes que admitían haber vivido en casa numerosos conflictos, más tarde consideraban características socialmente inaceptables como aptitudes de liderazgo ideales.

El estudio a largo plazo comenzó en 1979. Los investigadores encuestaron a los padres de 130 recién nacidos. Para el análisis actual, Walker y otros científicos analizaron los datos que habían registrado en 1996 de 102 participantes, cuando estos tenían 17 años de edad. Los jóvenes tuvieron que explicar en detalle su dinámica familiar (por ejemplo, si en su hogar había personas que levantaban la voz, se criticaban constantemente o utilizaban la violencia física). Dos décadas después, los científicos pidieron a los voluntarios que describieran a su líder ideal según unas características determinadas. ¿Resultado? Las personas que en la adolescencia habían vivido más conflictos, preferían con un 20 por ciento más de probabilidad un modelo de líder tirano. Así, su líder ideal era despótico, impertinente, dominante, manipulador, ávido de poder, arrogante, chillón, egoísta, insoportable y exigente.

Según los científicos, hasta la fecha se habían analizado los dirigentes para comprender su comportamiento y su aceptación. Estos resultados sugieren que los seguidores podrían constituir modelos explicativos potenciales: «Los tiranos, ya sea en salas de juntas o en política, no tendrían el poder que tienen si sus simpatizantes no los apoyaran», apunta Walker.

Fuente: Journal of Leadership & Organizational Studies, 10.1177/1548051820931243, 2020

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.