Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

«La gratitud nos ayuda a centrarnos en lo bueno»

Los psicólogos Hanna Heckendorf y Dirk Lehr han desarrollado un entrenamiento en línea enfocado a mitigar las consecuencias psicológicas de la pandemia de la COVID-19. La gratitud puede ayudar en tiempos de crisis. Para ello, se necesita instinto y tiempo, explican.

La psicóloga Hanna Heckendorf trabaja como terapeuta en una clínica psicosomática y realiza un doctorado en la Universidad Leuphana en Lüneburg. Dirk Lehr es profesor de psicología de la salud y psicología biológica aplicada en dicha universidad. La primavera pasada desarrollaron la formación a distancia get.calm and move.on. Este aprendizaje va dirigido a personas que se sienten psicológicamente agotadas a causa de la pandemia de la COVID-19: proporciona estrategias para superar mejor la crisis. La formación puede realizarse de manera ­gratuita como parte de un estudio. [Universidad Leuphana de Lüneburg]

¿Cuándo ha dicho «gracias» por última vez?

Hanna Heckendorf: Justo ahora. Estoy de vacaciones y para poder conectarme a Internet, he tenido que bajar al vestíbulo del hotel a hacer la entrevista. Los empleados del hotel se han esforzado mucho para que esté cómoda.

¿El trabajo sobre la gratitud ha cambiado su propia relación con el agradecimiento?

Heckendorf: Sí. Investigo este tema desde mi tesis, y he notado que soy mucho más consciente de la gratitud.

Dirk Lehr: En mi caso fue al revés. Empecé a escribir un diario de gratitud con amigos y a intercambiar impresiones. Ese fue uno de los motivos por los que el agradecimiento se convirtió en uno de mis proyectos de investigación. Es lo bonito de la investigación: te puedes dedicar a cosas de tu propia vida y te pagan por ello.

¿Es un sentimiento puramente positivo?

Lehr: La gratitud es, sobre todo, un sentimiento agradable, pero también se pueden mezclar otras cualidades. Por ejemplo, cuando una persona piensa que está en deuda con los demás o cuando se siente avergonzada porque cree que hay algo que no merece. El enfado, la alegría o la ira son, por tanto, sentimientos más puros.

La gratitud también se considera un rasgo de la personalidad.

Lehr: Una condiciona la otra. Los breves momentos en los que siento gratitud a menudo son aquellos en los que me resulta más fácil percibir y valorar las cosas buenas de la vida y, a pesar de todas las dificultades, no perderlas de vista. Los psicólogos denominan rasgo de personalidad a un sentimiento persistente o a una actitud básica.

En su libro de 2020 sobre la gratitud en la psicoterapia menciona la existencia de una «negligencia de la gratitud». ¿A qué se refiere?

Lehr: Por lo general, en la psicoterapia nos ocupamos sobre todo de sentimientos negativos, como puede ser el miedo. Que se hable de sensaciones agradables es algo nuevo. Lo difícil en la gratitud es que con este concepto se encuentra relacionada la idea de que se ha logrado algo positivo, pero otras personas han colaborado para ello. Sin embargo, con frecuencia, los terapeutas buscan guiar a sus pacientes para que se centren en lo que han logrado por sí mismos con el fin de reforzar su autoestima. Creo que cuando se habla de gratitud, muchos tienen la sensación de que los pacientes atribuyen más éxito a los demás. Este podría ser el motivo por el que la gratitud hasta ahora ha recibido poca atención por parte de la psicoterapia. En general, la gratitud no encaja bien en una sociedad individualista en la que es importante lograr cosas notables por uno mismo.

Doctora Heckendorf, usted trabaja como terapeuta en una clínica psicosomática. ¿Qué papel desempeña la gratitud en la consulta?

Heckendorf: En un inicio, para los pacientes que vienen a la clínica es importante ser conscientes de sus sentimientos desagradables, que los acepten y que no los reemplacen directamente por sentimientos positivos como la gratitud. Y, al mismo tiempo, mediante un diario de gratitud, por ejemplo, se puede ayudar a redirigir el foco de atención hacia cosas positivas, ya que a muchas personas con un trastorno psíquico no les resulta fácil. He observado que muchos de mis colegas están al menos familiarizados con la técnica del diario de gratitud y algunos la usan.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.