Entre Lete y Mnemósine

Los ríos de la memoria humana

 

Los secretos de la memoria
Las historias humanas que revelaron qué es y cómo funciona la memoria
Héctor Ruiz Martín
Sinequanon, 2022

 

La memoria es una facultad de los seres vivos que, en mayor o menor medida, permite recordar y retener el pasado. En el Hades, el inframundo de la mitología griega, fluían los ríos Lete y Mnemósine. Beber de las aguas del Lete provocaba el olvido, la amnesia total, mientras que hacerlo del Mnemósine permitía recordarlo todo. Se creía, por ejemplo, que beber del Lete era la causa de que las almas reencarnadas no recordasen nada de sus vidas pasadas al nacer, mientras que hacerlo del Mnemósine era el primer paso para lograr la sabiduría total, la omnisciencia. De hecho, los efectos del agua del Lete se extendían hasta la tierna infancia, motivo por el que, según los clásicos, no tenemos recuerdos de nuestros primeros años de vida.

Milenios después de estos mitos, Héctor Ruiz Martín desvela en Los secretos de la memoria los poliédricos mecanismos de la memoria humana a la luz de la ciencia, y cómo el olvido y la memoria son en realidad dos caras de la misma moneda. Porque, para un correcto funcionamiento cerebral, en su justa medida todos bebemos de las aguas del Lete y del Mnemósine. Durante el aprendizaje y en nuestras actividades diarias es preciso que el cerebro descarte gran cantidad de estímulos y de información intranscendente, para centrarse en los hechos que merecen la pena recordar o en los conocimientos que queremos adquirir.

Tanto olvidar todo como recordar todo es trágico. Que se lo digan para empezar a las personas que padecen trastornos como el alzhéimer, amnesias derivadas de traumas o de encefalopatías. Ruiz arranca el libro presentando el sorprendente caso de Clive Wearing, que perdió la facultad de generar recuerdos (amnesia anterógrada) tras sufrir una encefalitis herpética en 1985, momento a partir del cual es incapaz de acordarse de nada nuevo. Ruiz presenta con posterioridad casos más comunes en la práctica clínica, como el síndrome de Korsakoff, causado en general por el alcoholismo, y que puede desembocar en amnesia retrógrada, es decir, la imposibilidad de recordar hechos acaecidos antes del deterioro neuronal de la enfermedad. De hecho, las lagunas de memoria puntuales, propias de la amnesia alcohólica, las han padecido todos aquellos que se han emborrachado alguna vez, cuando han superado la cantidad de alcohol necesaria para bloquear el paso de los recuerdos a la memoria a largo plazo.

Pero, en el otro extremo, ¿por qué no es bueno recordarlo todo? ¿Realmente desearíamos recordarlo absolutamente todo? ¡Cuánta gente querría olvidar para siempre hechos traumáticos de su existencia y no puede!

Ruiz expone algunas historias excepcionales de memoria prodigiosa, como el caso de Jill Price que percibió como una maldición su don para recordar cualquier día de su vida: su memoria autobiográfica superior (hipertimesia) le permitía dar fechas exactas a hechos pretéritos (vividos por ella o históricos de los que hubiera tenido constancia), pero no le ayudó nunca en el aprendizaje escolar o en el ámbito profesional. Ruiz aclara cómo la memoria episódica, la que facilita evocar los acontecimientos pasados, se encuentra relacionada con la memoria semántica, en la que conservamos los conocimientos generales que tenemos sin necesidad de que estos se conecten con sucesos específicos, aunque ambas memorias son independientes.

Los secretos de la memoria es una obra fundamental, necesaria en español, pues cubre un registro a medio camino entre textos especializados, como el manual Memoria de Alan Baddeley, Michael W. Eysenck y Michale C. Anderson, que ya va por su tercera edición, y otras obras de divulgación más superficiales. La prosa ágil y la erudición didáctica de Ruiz, las anécdotas clínicas bien diseminadas y el saber zambullir al lector de manera alternativa en las aguas del Lete y el Mnemósine, atraerán sin duda a un público amplio y variopinto. La única pega a la edición de Sinequanon es la discutible decisión —por desgracia, común en parte de la divulgación científica reciente— de suprimir la bibliografía, un olvido fatídico que puede alejar a los lectores más avezados, aquellos que esperan poder ampliar sus conocimientos bebiendo de las fuentes originales, para profundizar más allá de la seductora lectura inicial. Esperemos lo reconsidere la editorial en futuras ediciones, que auguramos a una obra que lo merece.

Este tipo de ensayos sobre la memoria ha proliferado más en la literatura anglosajona que en la nuestra, con clásicos como Los siete pecados de la memoria, del psicólogo Daniel L. Schacter, actualizado con los avances recientes en el campo en la edición en inglés de Mariner Books (2021), o la exploración de la memoria bajo una perspectiva evolutiva de The evolutionary road to human memory (Oxford University Press, 2020). Ruiz incluye pasajes originales en español sobre las falsas memorias, un tema revisado por Julia Shaw en La ilusión de la memoria, traducido del original inglés de 2015 por Temas de hoy en 2021, y tratado bajo una doble perspectiva clínica y legal en Falsas memórias: Fundamentos científicos e suas aplicações clínicas e jurídicas (Artmed, 2010), un excelente compendio editado por Lilian Milnitsky Stein, disponible solo en portugués.

Los secretos de la memoria llega oportunamente para el mundo de la enseñanza. En momentos en los que hay corrientes de pensamiento que abogan por «eliminar los estudios memorísticos», en una cruzada sin precedentes contra la memoria en la educación, ante el auge de lo que Alberto Royo definió como pedagogismo en su Breviario antipedagogista (Plataforma, 2022), la ciencia que expone Héctor Ruiz es un faro en medio de la confusión.

Porque los vínculos biológicos entre la memoria y el aprendizaje son innegables, y Ruiz sintetiza, en pocas páginas, los conocimientos que se tienen hasta la fecha, tratados con profusión por David Lieberman con anterioridad en Human learning and memory (Cambridge University Press, 2012). Sobre el aprendizaje Ruiz ya exploró en ¿Cómo aprendemos? (Graó, 2021) o en Aprendiendo a aprender (Vergara, 2020) los fundamentos que debe tener el aprendizaje basado en pruebas, aproximando a los lectores a la ciencia educativa, en la línea de los volúmenes prácticos de Paul A. Kirschner, Karl Hendrick y Jim Heal.

En una sociedad en la que, cada vez más, el estudio se prolonga a lo largo de la vida, tanto en lo laboral como en lo académico, es fundamental profundizar en el conocimiento de la metamemoria y de los procesos metacognitivos asociados. Conocer mejor la memoria puede ayudar a estudiar de forma efectiva, a enseñar mejor y a disminuir el impacto social de las enfermedades neurodegenerativas. Por eso son imprescindibles referentes como Héctor Ruiz, que nos revelen los secretos de la memoria, en aras de empoderar el conocimiento y, por supuesto, para no sucumbir a mitos que, como el Lete y el Mnemósine, aunque posean una inherente belleza romántica, no son más que aguas pretéritas que fluirán hasta diluirse en el mar de la ciencia.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.