BOGGY22 / GETTY IMAGES / ISTOCK

¿Cuál de sus cinco sentidos (vista, oído, tacto, olfato y gusto) le preocuparía más perder? Si elige el primero, se encontrará bien acompañado: la mayoría de las personas consideran que la visión es su sentido más importante. Los investigadores parecen coincidir con esta opinión, pues en la bibliografía científica predominan los estudios sobre la percepción visual por encima de las investigaciones relacionadas con los otros sentidos sensoriales. ¿Por qué motivo?

Con frecuencia se supone que inferimos el mundo principalmente a través de los ojos y que, en consecuencia, nuestro cerebro está especializado en el procesamiento de estímulos visuales. Pero ¿es correcta esa suposición? Es obvio que las personas videntes confían de alguna manera en la percepción visual en la mayoría de los quehaceres cotidianos. Por tanto, la pérdida del sentido de la vista sería un duro golpe. Por otro lado, las personas con ceguera son capaces de participar de forma activa en la vida con algo de apoyo. Así pues, todavía queda abierta la cuestión de si nos limitaría menos si perdiéramos uno de nuestros otros sentidos.

Tomemos como ejemplo el tacto. Una pérdida total de la percepción táctil resulta extremadamente rara, pero ocurre, y tiene efectos dramáticos, como refleja el caso de Ian Waterman. Debido a una infección vírica que dañó gran parte de sus nervios sensoriales desde el cuello hacia abajo, este paciente perdió la sensibilidad del cuerpo y la percepción de su posición en el espacio. A partir de entonces no podía sentarse ni ponerse de pie, por no hablar de caminar. Solo tras meses de arduo entrenamiento recuperó algunas de esas habilidades. Para ello, tuvo que aprender a controlar con la visión y de manera permanente la posición y el movimiento de sus extremidades. Este caso por sí solo demuestra que la pérdida de otras capacidades sensoriales puede limitarnos, al menos, tanto como la falta de la visión.

Examinemos una segunda suposición muy extendida: el cerebro humano está especializado en el procesamiento de los estímulos visuales. A pesar de que las áreas visuales ocupan un espacio considerable dentro de la neocorteza humana, este supuesto tampoco se muestra tan indudable si se observa con mayor detenimiento. Por un lado, se sabe que el conjunto de procesamientos en el cerebro no transcurren en módulos estrictamente divididos, por lo que las áreas «de la visión» a menudo procesan también información no visual. Por otro lado, el tamaño de una región cerebral es solo un parámetro de entre los muchos posibles para determinar su importancia. Podría tomarse como indicador, entre otros, el número de tipos de receptores o el tamaño absoluto del respectivo órgano sensorial. Desde este enfoque, la visión se encuentra lejos de ocupar un lugar central entre las modalidades sensoriales.

Además, existe otro factor bastante decisivo: la importancia que atribuimos a los diferentes sentidos se halla sujeta a variaciones históricas y culturas. El hecho de que la visión nos parezca tan importante quizá tenga también algo que ver con que vivimos en una sociedad moldeada por los medios visuales. Antes de la revolución cultural de la imprenta, la información y las historias solían transmitirse de forma oral.

Entonces, ¿es la vista nuestro sentido más importante? Sí y no. O mejor dicho, depende del ángulo desde el que se mire. Quizá, simplemente, la pregunta esté mal formulada, porque nos obliga a clasificar de modo jerárquico algo que no encaja bien en las categorías más y menos importante. Cada uno de los sentidos nos abre una parte del entorno. Nuestra vida sería más pobre y menos diversa en matices si tuviéramos que renunciar a uno de nuestros sentidos sensoriales, sin importar de cuál de ellos se trate.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.