Rincones de la mente: ­oscuros o brillantes

El cerebro no posee recursos ilimitados. Las neuronas visuales, al fijarse en los ángulos, las curvas y los extremos de las líneas, «recortan gastos».

CORTESÍA DE JORGE OTERO-MILLAN, INSTITUTO NEUROLÓGICO BARROW

El mundo, con todos sus detalles, se nos presenta rico y completo, como de cine. Pero la información que la retina transmite al cerebro se encuentra constreñida por limitaciones físicas; entre ellas, el número relativamente pequeño de fibras nerviosas que integran el nervio óptico. Una de las estrategias del sistema visual para superar estas limitaciones —ofreciéndonos de esta manera la percepción de un mundo plasmado en su plenitud— consiste en desdeñar rasgos redundantes en los objetos o escenas, y extraer, resaltar y procesar los elementos protagonistas para describirlos. Si el lector visita el Museo Guggenheim de Nueva York y admira en él un lienzo completamente blanco, considere que lo que percibe (un campo rectangular blanco) y lo que sus ojos envían al cerebro (información sobre el encuentro de los bordes del lienzo con la pared que hay tras él) no son equivalentes.

Un psicólogo estadounidense, Fred Attneave, propuso, en los años cincuenta del siglo XX, que al igual que los bordes proporcionan al vidente más información que los campos de color uniforme, los puntos de máxima curvatura o las discontinuidades en los bordes (curvas, ángulos o esquinas) son menos redundantes que los bordes, y por consiguiente, contienen más información. El neurocientífico británico Horace Barlow propuso en los sesenta que, si bien el cerebro elimina cierta información, poco de lo importante en el mundo visual es lo que se pierde. Esta idea, conocida como hipótesis de reducción de redundancia, puede explicar por qué neuronas ubicadas en las primeras etapas del procesamiento visual responden con mayor vigor a los bordes de los objetos que a sus interiores. La reducción de redundancia es aplicable también a otras peculiaridades visuales, como los bordes de los bordes, a saber, curvas y esquinas. Las ilusiones visuales que presentamos a continuación resultan de la atención cerebral hacia cualquier línea que presente una deflexión.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.