Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Violaciones en grupo

Las agresiones sexuales a mujeres por parte de varios hombres ocupan una y otra vez más los titulares de los periódicos. ¿Cuál es el perfil de los agresores? ¿Qué les lleva a cometer tales actos?

ISTOCKPHOTO / CASARSA

En síntesis

Con frecuencia, las violaciones en grupo constituyen para los agresores más una cuestión de castigo y humillación a la víctima que una satisfacción sexual.

En grupo, los agresores pierden sus escrúpulos, por lo que la violencia aumenta.

Las mujeres que participan en la agresión suelen actuar para autoprotegerse: respaldan a los hombres en sus acciones con el fin de no convertirse en víctimas.

El hombre explica que él no participó en el suceso; solo ha oído hablar de ello. «Una chica de aquí se fue una temporada a Ciudad del Cabo. Regresó más rebelde, sobre todo con los hombres, por lo que los chicos tramaron un plan. Pusieron líquido de frenos en su bebida y once tipos la violaron. La muchacha estaba tan aturdida, que no se enteró de nada», cuenta. En realidad, no dice «violada», sino «sometida»; expresión que se emplea en su lugar de origen para describir la agresión de varios hombres a una mujer.

Rachel Jewkes, directora del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica, informa sobre el caso. Junto a otros investigadores ha entrevistado a unos 3500 varones de Ciudad del Cabo y la provincia sudafricana KwaZulu-Natal y Gauteng sobre sus experiencias con grupos de violadores. Aunque los recientes sucesos en India, Egipto y Brasil han colocado este brutal modo de violencia bajo los focos de la opinión mundial, hace más tiempo que los científicos se ocupan de este fenómeno.

En Sudáfrica, las agresiones sexuales conjuntas ocurren con frecuencia. Según los estudios, entre un 7 y un 20 por ciento de los hombres han participado alguna vez en este tipo de sucesos, ya sea de manera directa (como agresores), ya sea de forma indirecta (de ayudantes). Sin embargo, estas escenas ocurren en todos los países y en situaciones diversas: en clubes deportivos, hermandades, guerras, cárceles, en el servicio militar, en las calles, en las fiestas y en el entorno familiar. En el lado de los agresores se encuentran, sobre todo, varones jóvenes y adolescentes de todo tipo de clases sociales; ocasionalmente también participan féminas. Las víctimas son, principalmente, mujeres jóvenes sin trabajo o con una formación educativa baja.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.