Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2018
Esquizofrenia

Cómo aumentar la consciencia de la enfermedad mental

El lavado del oído izquierdo con agua fría puede favorecer la autopercepción de los enfermos de esquizofrenia en la fase psicótica aguda

Mientras atraviesan una fase psicótica aguda, los pacientes con esquizofrenia acostumbran a tener poca o nula consciencia de su trastorno. Un grupo de psiquiatras canadienses han hallado una manera inusual de facilitar ese conocimiento a corto plazo: lavar el oído izquierdo del afectado con agua fría.

Philip Gerretsen, de la Universidad de Toronto, junto con otros científicos, empleó un procedimiento médico conocido como «prueba térmica». En principio, esta intervención se utiliza para comprobar la excitabilidad del sistema vestibular, que se encuentra en el oído interno y reacciona a los cambios de temperatura en el órgano auditivo. Al parecer, a través de las conexiones neuronales también se activan las regiones cerebrales de los hemisferios contralaterales como, por ejemplo, la ínsula y la corteza somatosensorial. Gerretsen y sus colaboradores decidieron aprovechar este fenómeno: desde hace tiempo se sabe que el hemisferio derecho reduce la actividad cuando la consciencia del trastorno desciende. Si se estimulaba esta artificialmente podría mejorar la autopercepción de forma transitoria.

Media hora más tarde, los sujetos con esquizofrenia cuya actividad cerebral se había conseguido normalizar mediante el lavado del oído a la temperatura de cuatro grados se mostraban de acuerdo con afirmaciones como: «Creo que padezco una enfermedad mental». Por otra parte, el lavado del oído derecho producía el efecto contrario, probablemente, porque la dominancia del hemisferio izquierdo se veía reforzada.

Fuente: Psychiatry Research, vol. 251, págs. 333-341, 2017

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.