Efectos del alcohol en los recuerdos de los testigos

Al parecer, los testimonios de personas ebrias resultan más exactos si se toma declaración justo después del suceso

ISTOXK / KALI9

No resulta extraño que los testigos de delitos o accidentes presenten un estado de embriaguez. El alcohol influye en el almacenamiento de la memoria y de los recuerdos de la experiencia vivida; sin embargo, se desconoce al detalle hasta qué punto. Por este motivo, los policías se encuentran ante un problema: ¿deben interrogar a los testigos beodos de inmediato o esperar a que se encuentren sobrios?

Con el objetivo de averiguarlo, un equipo dirigido por Nadja Schreiber Compo, de la Universidad Internacional de Florida en Miami, distribuyó de manera aleatoria a 250 sujetos en distintos grupos. Bajo los efectos del alcohol o de un placebo, los probandos observaban la simulación de un delito y explicaban lo que habían visto de inmediato o transcurrida una semana del suceso.

Los investigadores hallaron que los participantes ebrios realizaban descripciones más exactas justo despúes del suceso que una semana más tarde (ya sobrios). Volver a ponerles bajo los efectos del alcohol para declarar tampoco mejoraba su testimonio. Con todo, cabe remarcar que los sujetos se hallaban moderadamente ebrios, por lo que resulta posible que estos hallazgos no sean válidos en el caso de personas en un estado grave de embriaguez. Los autores aconsejan interrogar a los testigos levemente embriagados al instante.

Fuente: Law and Human Behavior, vol. 41, págs. 202-215, 2017

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.