ISTOCK / HENRIK5000

Un nuevo procedimiento para estimular las regiones más profundas del cerebro podría suponer una alternativa al efectivo aunque costoso método de la estimulación cerebral profunda (ECP). A grandes rasgos, la ECP consiste en implantar electrodos en el cerebro del paciente con el fin de modificar la activación de las células nerviosas y, de ese modo, reducir los síntomas de la dolencia. Esta técnica se utiliza sobre todo en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson.

El novedoso método propuesto por Edward Boyden, del Media Lab del Instituto de Tecnología de Massachusetts, y su equipo resultaría menos invasivo que el habitual, puesto que no requiere implantes: unos electrodos colocados sobre el cuero cabelludo del afectado se encargan de estimular las regiones cerebrales necesarias. Las señales que produce, de varios miles de hercios de frecuencia, son capaces de atravesar el cerebro en profundidad, pero, al principio, no producen efectos sobre las neuronas que allí se hallan. En un punto concreto, los trenes de ondas se encuentran y superponen. Si la frecuencia de las ondas no coincide exactamente, se crea un campo en un área específica con una frecuencia de pocos hercios, lo que estimula
a las neuronas cercanas.

El procedimiento promete una flexibilidad añadida, puesto que permite definir con precisión dónde se solapan los campos eléctricos. De este modo, se han podido estimular diversas áreas de manera sucesiva, según informan los investigadores. Con los electrodos implantados, este tipo de excitación no resulta posible.

Por otro lado, el equipo ha demostrado mediante simulaciones por ordenador y estudios en ratones que el novedoso método actúa sobre el hipocampo sin estimular las capas superiores. No obstante, en comparación con la implantación de electrodos, su ámbito de acción presenta una precisión espacial menor, por lo que todavía no está listo para su puesta en práctica. Además, aún no se conoce al detalle el efecto de los campos eléctricos en el cerebro. Con todo, los investigadores confían en que no modifique el tejido de manera permanente y prevén investigar pronto dicho procedimiento en humanos.

Fuente: Cell, 10.1016/j.cell.2017.05.024, 2017

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.