Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Diagnóstico del autismo a través de la saliva

El perfil de ARN que se obtiene a través de las muestras salivales pueden ayudar a identificar los casos de trastorno del espectro autista.

Getty Images / oneblink-cj / iStock

Ni siquiera para los especialistas es sencillo diagnosticar un trastorno del espectro autista (TEA). En su búsqueda de biomarcadores, investigadores de Estados Unidos han encontrado perfiles de ARN característicos de este trastorno en muestras de saliva.

El pediatra Steven Hicks y su equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania analizaron muestras de saliva de 450 niños con edades comprendidas entre 1 año y 6 meses y 7 años. En concreto, evaluaron el ARN de cada una de ellas. Estas moléculas constituyen un paso intermedio en la traducción de la secuencia genética del ADN en proteínas. Los científicos dividieron las muestras de saliva en dos grupos. Con el primero desarrollaron un modelo de clasificación para diferenciar a los niños con TEA, a los que padecían otro trastorno del desarrollo y a los que carecían de este tipo de diagnóstico. Comprobaron la validez del modelo en el resto de los voluntarios.

Según hallaron, en el 85 por ciento de los casos fueron capaces de emitir el diagnóstico correcto basándose en el perfil de ARN. Así, gracias al modelo, identificaron a 41 de los 50 niños con TEA, a 12 de los 13 participantes con un trastorno del desarrollo y a 18 de los 21 niños sanos. En conjunto, se incluyeron en la clasificación 32 ARN distintos, muchos de los cuales determinan funciones orgánicas que los autores asocian a características neurobiológicas y genéticas del TEA ya identificadas.

A pesar del éxito del estudio, los científicos no pretenden que el análisis de ARN se emplee para el diagnóstico ni para sustituir los listados de síntomas psiquiátricos existentes. El modelo se ha concebido para complementar y mejorar el diagnóstico, sobre todo porque ayuda a distinguir entre el TEA y otros trastornos del desarrollo.

Fuente: Frontiers in Genetics, 10.3389/fgene.2018.00534, 2018

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.