Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2019
Psicología infantil

La voz materna es la mejor alarma contra incendios

Los niños produndamente dormidos se despiertan antes si oyen la voz de la madre.

Getty Images / EvgeniyShkolenko / iStock

En un incendio a altas horas de la madrugada, unos minutos o segundos pueden resultar decisivos para ponerse a salvo. En esos casos, una alarma de incendios puede salvar vidas; eso sí, si se oye a tiempo. Varios estudios demuestran que el pitido de tales dispositivos no suele arrancar del sueño profundo a las personas, sobre todo a los niños pequeños. O, como mucho, se despiertan pasados unos minutos. Según los investigadores, existe una alternativa muy eficaz: la voz de la madre.

Mark Splaingard y otros científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Ohio comprobaron en su laboratorio del sueño que del 80 al 90 por ciento de los niños de entre 5 y 12 años que se encontraban profundamente dormidos se despertaban casi de inmediato cuando oían la voz de su madre. En cambio, una alarma contra incendios usual solo lograba interrumpir el sueño de uno de cada dos niños. Ello sucedía, además, cuando ya habían transcurrido, de media, dos minutos y medio. Por otra parte, los investigadores analizaron si la proporción de niños que despertaban aumentaba cuando la madre pronunciaba el nombre de su pequeño. No fue así.

Si bien los 176 niños que participaron en las pruebas no necesitaban, por su edad, ayuda para ponerse a salvo, eran lo bastante jóvenes para el característico sueño profundo inquebrantable. En cambio, los niños de más de 12 años reaccionaban ante el aviso de la alarma tradicional con la suficiente rapidez.

Futuras pruebas deberían esclarecer si la voz de los padres es la única que produce el efecto de «avisador» deseado o si cualquier voz serviría para ello.

Fuente: The Journal of Pediatrics, vol. 205, págs. 250-256, 2018

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.