Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2019
Aprendizaje

Más concentrados gracias a la luz azul

Los adolescentes expuestos a una luz azul obtienen mejores resultados en las pruebas atención.

Getty Images / FatCamera / iStock

Según un grupo de médicos de la Universidad de Erlangen-Núremberg, la luz azul hace que los estudiantes estén más despiertos por la mañana. El equipo dirigido por la psiquiatra infantil y juvenil Petra Studer invitó al laboratorio, a primera hora de la mañana y por dos días, a 30 escolares de entre 11 y 17 años. Tras descansar durante un cuarto de hora a oscuras, los investigadores expusieron a los adolescentes a la luz que desprendían unos tubos fluorescentes de 1000 luxes. Un día iluminaron a los participantes con una luz azul oscura de longitud de onda corta; el otro, con luz rojizoamarillenta. Tras 20 minutos de exposición, los sujetos resolvieron una serie de pruebas de comprensión lectora y atención.

Las diferentes longitudes de onda no influyeron en la comprensión lectora de los adolescentes, pero con la luz azul obtuvieron una mejor puntuación en dos o tres pruebas de atención, tanto en número de respuestas correctas como en la rapidez al contestar.

Con todo, el resultado no supuso una gran sorpresa para los investigadores: «La luz sincroniza nuestro reloj biológico con los ciclos naturales del día y la ­noche», señalan. A través de esos mecanismos, el ­organismo regula cuándo nos sentimos despiertos o somnolientos. El hecho de que, gracias a la gran in­tensidad de la luz, los efectos se percibieran tras un ­período breve de exposición, a diferencia de lo que ­demuestra la mayoría de los estudios previos, podría ser relevante para las personas con un trastorno por déficit de atención.

Fuente: Physiology & Behavior, vol. 199, pág. 11-19, 2019

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.