Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Quien se perdona a sí mismo padece menos dolor

La capacidad de autocompasión puede beneficiar a las personas que sufren dolor crónico.

Getty Images / AaronAmat / iStock

Los mortales que, además de compadecer a otras personas, se perdonan a sí mismos, padecen menos dolor. Sérgio A. Carvalho y su equipo de la Universidad de Coimbra investigaron los factores que influyen en la aceptación del dolor en pacientes con dolor crónico. Si una persona, durante mucho tiempo, padece dolores que ningún tratamiento logra aliviar, a menudo le ayuda modificar su punto de vista: en vez de luchar contra el suplicio y distanciarse de él, puede ser útil aceptarlo como parte de la vida y buscar nuevos caminos para seguir realizando sus actividades a pesar de él. Además, quien lo consigue está más protegido ante el riesgo de padecer algún trastorno psíquico como la depresión.

Para averiguar los beneficios de esta actitud, los investigadores encuestaron a más de 200 pacientes con dolor crónico; la mayoría de ellos padecía fibromialgia. Los primeros hallazgos no sorprendieron en demasía a los científicos: los participantes más activos presentaban menos síntomas de depresión y dolor. En cambio, otro dato les llamó más la atención, pues sugería que el fenómeno se encontraba relacionado, sobre todo, con el sentimiento de autocompasión. Los sujetos que se mostraban benevolentes consigo mismos eran más activos y menos depresivos, características que, por otra parte, no dependían de la intensidad del dolor.

Los autores entienden por autocompasión la capacidad de ser comprensivo y amable con uno mismo a pesar de los propios errores y fracasos. De esta manera, las personas que piensan: «Intento ver los errores que cometo como parte de mi naturaleza humana» muestran más autocompasión que las que se atribuyen cualidades desagradables. De hecho, varios estudios han mostrado que las personas que pueden perdonarse a sí mismas disfrutan de una mayor tolerancia al estrés y a las responsabilidades. Por ese motivo, los investigadores consideran que fomentar la capacidad de ser comprensivo con uno mismo podría beneficiar a los pacientes con dolor crónico. Sin embargo, el estudio no explica las causas de este fenómeno.

Fuente: Journal of Clinical Psychology, vol. 74, n.o 12, págs. 2094-2106, 2018

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.