Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La mente en la conducción

Quién sabe si, andando el tiempo, el hombre adquirirá, por evolución biológica, capacidades innatas que le permitan mayor soltura en la conducción. De momento, la ciencia busca comprender los motivos de nuestra torpeza ante determinadas situaciones de.

Según las estadísticas, alrededor del 38 por ciento de los accidentes de tráfico se producen porque el conductor se distrajo o se durmió. La cifra sube al 50 por ciento cuando no discernió correctamente la dinámica del tráfico, no atendió a las condiciones climáticas o no supo medir un adelantamiento. ¿A qué se deben tales comportamientos errados en determinadas situaciones? ¿Cómo prevenirlos?
En su investigación sobre el comportamiento del conductor los psicólogos han abordado el problema de forma general. En esa línea, se han esforzado por caracterizar el talante específico de los ''conductores-accidente'' arquetípicos. Sin éxito. Cierto es que hay grupos de riesgo; por ejemplo, los jóvenes recién salidos de la autoescuela. Pero no se ha avanzado mucho más en la personalización.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.