Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El afán por fotografiar

En todo el mundo se disparan más de 40.000 instantáneas por segundo. ¿Cómo influyen sobre los recuerdos y el disfrute del momento los selfis y las imágenes que se publican en Instagram?

La cámara Restricta localiza por GPS su posición y busca a través de Internet las fotos que ya se han tomado del lugar donde se encuentra. [CORTESÍA DE PHILIPP SCHMITT]

En síntesis

Con la digitalización, tomar fotografías se ha convertido en un fenómeno de masas. Solo en la red social Instagram, cada día se comparten más de 80 millones de imágenes.

La intención de publicar una foto en una red social puede enturbiar el placer de retratar lugares o eventos, ya que es posible que mostrarlas a personas desconocidas provoque estrés.

Por lo general, se desenfunda la cámara y se aprieta el disparador para conservar el recuerdo de momentos agradables y felices. Ello puede alterar la visión del pasado e, incluso, del presente.

A primera vista, la cámara se asemeja a una Leica clásica. Sobre todo, por su funda de forma redondeada y el «rojo Leica» alrededor del disparador. No obstante, mientras que con la preciada máquina del fabricante alemán de Wetzlar se podría clavar un clavo en la pared, esta más moderna no parece ni la mitad de robusta. De hecho, básicamente está compuesta de plástico barato.

Existen otras diferencias. La nueva cámara dispone de una antena del tamaño de un pulgar que se alza sobre el visor y de una pequeña pantalla en la parte posterior, que, al contrario de lo que cabría esperar, no muestra ninguna­ imagen, sino una serie de números encriptados. Además, en la parte superior, está equipada con un altavoz. También emite un ruido particular: suena con un clic constante, unas veces más rápido y otras más lento. Se parece al sonido de un contador Geiger, esos aparatos para medir la radiactividad de objetos o lugares.

La fotógrafa Carina Schwake, que vive en Copenhague, explica las peculiaridades de este dispositivo en su vídeo Camera Restricta, de 4 minutos de duración y que ha colgado en Vimeo: «La cámara determina mediante GPS su ubicación y busca por Internet las fotos que ya se han tomado en ese lugar». La pantalla muestra el número de coincidencias y las coordenadas del GPS. A su vez, el altavoz anuncia el número de coincidencias mediante una señal acústica. Cuántas más encuentra, más pitidos emite. ¿La atracción principal del aparato? Cuando detecta que en un lugar se han hecho más de 35 fotografías, el disparador desaparece automáticamente dentro de la carcasa de la cámara. «Ya no se pueden tomar más fotos», explica Schwake. «Eso puede llegar a enervar», admite.

De momento, la cámara Restricta es un prototipo, por lo que no se puede comprar. Su creador, Philipp Schmitt, un joven alemán de 26 años de edad y estudiante de arte y diseño en Nueva York, vivió un tiempo en Schwäbisch Gmünd. En esta ciudad de Waden-Wurtemberg, residía justo delante de la turística iglesia de la Santa Cruz. Día sí y día también, veía como los visitantes fotografiaban la emblemática fuente situada frente al edificio gótico. Casi siempre captaban la imagen desde el mismo ángulo, con la iglesia de fondo. «Parece que muchas personas solo ven el mundo a través de la cámara», señala Schmitt.

Con la digitalización, fotografiar se ha convertido en un fenómeno de masas. Según el Instituto de Estudios de Mercado Infotrends, en 2017 se tomaron 1,2 billones de fotografías, casi el doble que en 2013. Cada segundo, en todo el mundo se presiona 40.000 veces el disparador, con el efecto ulterior de que, casi cada lugar fotogénico, aparece plasmado en una imagen cientos de veces. Si usted introduce el término «Torre Eiffel» en el buscador de la plataforma de imágenes Flickr puede abrirse camino entre 10.465 imágenes. Las palabras «Catedral de Colonia» proporcionan 19.113 resultados, y «Seljalandsfoss», una cascada en Islandia, recupera en Flickr 13.145 fotografías. En cuanto a la iglesia de la Santa Cruz de Schwäbisch Gmünd, acumula 142 instantáneas.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.