Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Nacimiento de un circuito motor en vivo y en directo

Un sofisticado sistema de visualización permite rastrear en el tiempo y el espacio las neuronas de los embriones de pez cebra en sus etapas de desarrollo iniciales. Este sistema desvela cómo se unen las neuronas nuevas para crear una médula espinal capacitada para la locomoción.

El pez cebra, por su tamaño reducido, transparencia y rápido desarrollo, es un buen candidato para investigar la formación de un circuito neuronal. [Getty Images / Nattawat-Nat / iStock]

El origen y la actividad laboral de una persona se consideran a menudo elementos clave de su identidad. De modo similar, las neuronas pueden clasificarse según su historia evolutiva y misión en el sistema nervioso. No obstante, de la misma manera que el cargo de una persona no revela necesariamente su contribución al trabajo en equipo, saber cuál es la función de una neurona no significa que entendamos cómo actúa junto con otros tipos de neuronas para formar circuitos que permitan, por ejemplo, el movimiento. En un artículo publicado en la revista Cell, Yinan Wan, del Instituto de Medicina Howard Hughes, y sus colaboradores han descrito un método de visualización que ayudará a conocer el modo en que se crean los circuitos neuronales. Los autores han utilizado esta técnica para cartografiar de forma exhaustiva el conjunto de los circuitos motores y su función emergente en la médula espinal del pez cebra.

En los embriones vertebrados, los primeros circuitos neuronales que responden a la información sensorial y orquestan el movimiento se hallan en la médula espinal. Estos circuitos motores se crean a partir de docenas de tipos de neuronas con una especialización molecular. Este sistema, en sí bastante sencillo, resulta útil para investigar cómo se unen los circuitos neuronales para generar un comportamiento determinado. En este caso, la contracción muscular.

Wan y su equipo se propusieron estudiar la formación de los circuitos motores incipientes en embriones de pez cebra. Durante mucho tiempo, estos investigadores han estado a la vanguardia de la microscopía in vivo; también son pioneros en las técnicas microscópicas mediante hojas de luz que iluminan cada una de las células que componen los organismos en fase de desarrollo (como el pez cebra) sin dañarlos [véase «Microscopía de fluorescencia mediante hojas de luz»; por Ernst H. Stelzer; Investigación y Ciencia, julio de 2015]. El pez cebra se adapta bien a estos estudios porque es pequeño, transparente y presenta un rápido desarrollo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.