Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Psicología de la ingeniería

¿Cómo tienen que estar diseñados los dispositivos tecnológicos para que los entendamos fácilmente y nos divierta emplearlos? Los psicólogos de la ingeniería investigan esta y otras cuestiones.

Los psicólogos de la ingeniería, junto con desarrolladores de sistemas y diseñadores conciben dispositivos, como cajeros automáticos o teléfonos móviles, que facilitan su uso y satisfacen las necesidades de los clientes. [Getty Images / andresr / iStock]

En síntesis

La psicología de la ingeniería aplica el conocimiento sobre el comportamiento y capacidades humanas para el diseño de sistemas y dispositivos tecnológicos. Su objetivo es mejorar las relaciones entre humano y máquina a partir de la psicología y de la ergonomía, ya sea rediseñando los dispositivos o el ambiente en el cual se utilizan. El trabajo de un psicólogo de ingeniería se centra, principalmente, en hacer el uso de los aparatos más «amigable» para el consumidor.

La investigación actual otorga un valor especial a la concepción de dispositivos tecnológicos que resulten útiles y de fácil manejo para las personas, pero también que les proporcionen placer. Es previsible que en un futuro, la psicología de la ingeniería se centre más que ahora en las cuestiones éticas, como la forma de proteger la esfera privada del usuario en los dispositivos tecnológicos.

Sorprenden las emociones que los aparatos tecnológicos pueden despertarnos. Ya se trate de un teléfono móvil inteligente, un GPS o una tableta digital, la tecnología puede apasionarnos y conseguir que nos gastemos mucho dinero en ella. Pero también puede desconcertarnos, enervarnos o, incluso, sacarnos de quicio. Lo que sintamos depende, en una buena medida, de que un sistema satisfaga o, por el contrario, frustre nuestras necesidades.

Uno de los primeros en ocuparse de las necesidades de los usuarios de dispositivos informáticos fue el diseñador y ergonomista Patrick W. Jordan. Apoyándose en la «pirámide de las necesidades» desarrollada en los años cuarenta y cincuenta del siglo XX por Abraham Maslow (1908-1970), propuso en el año 2000 que la relación con un sistema tecnológico debería ocuparse, en primera línea, de cumplir los deseos de quien lo usa. Su modelo enfocado en los consumidores prevé tres niveles. En el primero encontramos la funcionalidad. Solo si podemos efectuar determinadas tareas con el producto, y si dispone de las funciones necesarias para ello y estas se hallan libres de errores, tiene una utilidad. Una vez garantizada la funcionalidad, sigue el segundo nivel: la «usabilidad», es decir, facilidad de uso. Por ejemplo, no basta con que un teléfono inteligente cumpla una determinada finalidad (como grabar un vídeo), sino que, además, el usuario ha de encontrar fácilmente esa funcionalidad, entenderla y emplearla de forma correcta. Por último, la cima del modelo de Jordan la ocupa el placer. Este integra el gozo que provoca la estética del diseño, el atractivo de lo novedoso y el orgullo de poseer un dispositivo exquisito.

Así, pues, en primer lugar, el fabricante debe procurar que el aparato cumpla las expectativas que el comprador pone en el producto. Un teléfono móvil satisface sobre todo el deseo de comunicarse con otras personas, sea a través de mensajes escritos o de llamadas. Para ello, el sistema pone a disposición del usuario una serie de funciones (elegir al receptor, introducir texto, entre otras) que posibilitan informar de algo a alguien. Pero mientras que algunos deseos ya están claros antes de la compra, otros no surgen hasta que se utiliza el dispositivo. Por ejemplo, cuando el usuario se equivoca al teclear, necesita una opción que le permita corregir el texto que ha introducido. Además, con el tiempo pueden surgir otras finalidades de uso (por ejemplo, cuando vemos que otros mantienen contacto audiovisual con otras personas y queremos hacer lo mismo).

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.