Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2014
Psicología

Cómo superar el materialismo

Centrarse en los valores intrínsecos, no en los materiales, favorece el bienestar personal.

THINKSTOCK

El dinero no puede comprar la felicidad. En cambio, si atribuimos menos valor a lo que sí puede comprar, nuestra salud mental mejora. El estudio a largo plazo más extenso que se ha llevado a cabo hasta la fecha sobre esta cuestión señala que, al volvernos menos materialistas, aumenta la satisfacción vital. Asimismo, proporciona caminos para alcanzar ese feliz estado.

A partir de cuatro experimentos relacionados entre sí, se investigó en qué medida los cambios de actitud ante el materialismo influía en el bienestar personal. En los tres primeros ensayos se examinaron las modificaciones naturales de los valores materialistas que presentaban adultos estadounidenses e islandeses a lo largo de seis meses y períodos de dos y doce años. En los tres casos, un descenso en la fijación por obtener dinero y adquirir bienes se correspondía con un mayor disfrute vital y satisfacción con la vida.

Los credos materialistas pueden modificarse para bien, como descubrió el equipo en su cuarto estudio y primero en valerse de un diseño aleatorio y controlado concebido para modificar el materialismo. Adolescentes de Estados Unidos tomaron parte en un programa diseñado con el fin de minorar el valor que se atribuye a objetivos materialistas; el grupo de control no participó en esta intervención. Los probandos asistieron a tres sesiones de otras tantas horas sobre educación y cultura de consumo. Se les pidió que explicitaran sus valores intrínsecos (desarrollo personal, intimidad con los amigos y familiares y aportación a su comunidad) y que tomasen decisiones dinerarias basadas en estos valores.

A lo largo de los meses siguientes, los adolescentes que asistieron al curso se mostraron menos materialistas y tenían una mejor opinión de sí mismos, evolución que no se registró en los participantes del grupo de control. Tim Kasser, profesor de psicología en el Colegio Knox y uno de los autores del estudio explica: «Los objetivos intrínsecos tienden a promover mayor bienestar y a actuar a modo de “antídoto” contra los valores materialistas».

Una faceta importante del programa consistió en que los sujetos realizaran el curso junto con sus padres y otros adolescentes, lo que confirió apoyo social al cambio de sus valores. «Es importante encontrar personas con una mentalidad parecida, dispuestas a distanciarse del materialismo; les garantizo que las hay», asegura Kasser.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.