Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Septiembre/Octubre 2014Nº 68
Ilusiones

Ilusiones

Sin cerebro no existe dolor

Según ciertos estudios, el dolor es una emoción: se transmite con la empatía y puede controlarse.

Menear

Dennis Rogers es un tipo modesto. Más bien bajo que alto, es musculoso, pero en absoluto un Hércules de playa. Resulta difícil pensar en él como el hombre más fuerte del mundo; título que ostenta. También posee esa clase de amigable intensidad que encontramos en los grandes mecánicos de automóviles capaces de alzar un motor con una mano mientras aflojan las bujías con los dedos de la otra. De Rogers se sabe que impidió que dos cazas de la Fuerza Aérea estadounidense partieran rugiendo en direcciones opuestas sujetándolos con las manos desnudas. Lo conocimos durante la edición de 2012 del «Gathering 4 Gardner», el encuentro que se celebra cada dos años en homenaje a Martin Gardner, matemago y uno de los más grandes columnistas de Scientific American (fundador y uno de los principales autores de la sección «Juegos matemáticos» de Investigación y Ciencia). Le preguntamos a qué se debía su desmesurada fuerza. Con sorpresa escuchamos que lo desconocía.

Bill Amonette, de la Universidad de Houston-Clear Lake, ha descubierto que Rogers puede activar un número anormalmente alto de fibras musculares. ¿Se debe esta facultad a una insólita mutación genética? Otra posibilidad más verosímil, incluso para el propio Rogers, es la forma en que este hombre sobrecarga sus músculos.

¿Qué ocurriría si en lugar de una musculatura formidable poseyera un cuerpo normal, aunque extraordinariamente ejercitado, y su inusitada facultad se debiera a que consigue soportar más dolor que la mayoría de los mortales? Rogers proclama que sí siente dolor. De hecho, tiene un profundo respeto al sillón del dentista. Tanto es así que durante una exhibición, mientras retenía con los brazos cuatro motocicletas Harley «tuneadas» y que se hallaban uncidas con correas, apretó los dientes con tal fuerza que se partió una muela desde la corona hasta la raíz. Para evitar riesgos en la consulta del odontólogo, decidió meterse los dedos a modo de tenazas en la boca, aferró el diente roto, y lo extrajo de cuajo.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados