Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Gero Knittel, Colonia (Alemania): Estoy básicamente de acuerdo con el artículo de los psicólogos Sara Plviano y Sergio Della Sala [«El autoengaño de los antivacunas», Mente y Cerebro n.o 95, 2019]. No obstante, un párrafo sobre Linus Pauling me disgusta bastante. Me dedico a la investigación del cáncer y, aunque el estrés oxidativo no es uno de mis puntos fuertes, conozco dos investigaciones publicadas en revistas especializadas que demuestran el efecto sobre las células tumorales de la vitamina C in vitro [Yun et al. en Science, 2015] y en vivo [Ma et al., en Science Translational Medicine, 2014]. La idea de Pauling de que la vitamina C puede ser un complemento en la terapia oncológica vuelve a debatirse: el efecto antitumoral de altas dosis de ácido ascórbico parece demostrado en el escenario preclínico. Por ello, la propuesta de Pauling no debería meterse como una «locura» en el mismo saco que el de los «antivacunas».

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.