Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2019
Cognición

«La creatividad es resistente al desorden neuronal»

La neurocientífica cognitiva experta en creatividad, Anna Abraham, explica qué sucede en nuestro cerebro mientras creamos.

Anna Abraham: Se doctoró en la Universidad Ruhr de Bochum y ha ampliado sus estudios en la Universidad de Essex y de Delhi. Ha trabajado en departamentos y laboratorios de biopsicología, neuropsicología, neurología, psicología clínica, educación general y medicina comunitaria en diferentes países del mundo. En la actualidad es profesora de psicología cognitiva y neuropsicología en la Universidad Beckett de Leeds. También investiga los sustratos neuronales de la creatividad. [Cortesía de Anna Abraham]

En qué difiere el cerebro de los genios creadores del de los investigadores? ¿Y del encéfalo del resto de mortales? ¿Qué limitaciones presenta el estudio del cerebro creativo? La neurociencia de la creatividad está en auge. En Estados Unidos incluso se ha creado una asociación, con su correspondiente conferencia anual, y se han editado varios libros sobre el tema. Anna Abraham, psicóloga y neurocientífica cognitiva que imparte clases en la Universidad Beckett de Leeds, recoge en el libro The neuroscience of creativity (Cambridge University Press, 2018) los últimos hallazgos en este ámbito, del que es experta. Sus respuestas resultan reveladoras.

¿Cómo surgió su interés por la neurociencia de la creatividad?

La creatividad siempre me ha llamado la atención. En el fondo, creo que simplemente quería profundizar en el misterio de esta maravillosa habilidad que cada uno de nosotros posee. En particular, tenía la esperanza de descubrir el motivo por el que algunas personas son más creativas que otras. Cuando tuve la oportunidad de llevar a cabo un doctorado en neurociencia a principios de la década del 2000 sobre cualquier tema de mi interés, me lancé de cabeza a ello. Era un enfoque emocionante y prometedor que hasta el momento solo se había utilizado de forma limitada para explorar la mente creativa.

¿Qúe es la creatividad? ¿Hay en este campo una definición unificada y consensuada que estime satisfactoria?

Existe un sorprendente grado de uniformidad cuando se trata de proporcionar una definición estándar. La mayoría de los expertos coinciden en que la creatividad presenta dos elementos fundamentales. El primero, y el más importante, es que refleja nuestra capacidad de generar ideas originales, inusuales o, de una forma u otra, nuevas. El segundo elemento radica en que estas ideas también deben ser satisfactorias, apropiadas o adecuadas al contexto en cuestión. Como definición me parece bastante aceptable, pero no me gusta la forma en que guía la investigación científica. El solo hecho de que muchos de los hallazgos más difundidos en relación con la creatividad no se encuentren relacionados con la originalidad, que es su característica fundamental, sino con factores asociados a ella, como la fluidez y la flexibilidad, dan una idea de la desconexión que abunda en nuestro discurso científico.

 

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.