Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Getty Images / iStock

Hannover, 8 de marzo de 2003. Ya en el segundo asalto, Cornelius Johannes «Corrie» Sanders, noquea al favorito y hasta entonces campeón Wladimir Klitschko. Con su temible puño izquierdo, Sanders envía al suelo a su adversario.

Alrededor de mil millones de años antes de ese combate de boxeo, aparecieron en el mar primordial los primeros bilaterales, animales que presentaban un cuerpo con dos mitades especularmente simétricas. También es probable que poseyeran un sistema nervioso simétrico, en el que cada una de las partes procesaba las señales del lado contralateral del cuerpo y controlaba los músculos correspondientes. De estos primeros bilaterales surgimos, entre otras especies, los humanos, con dos hemisferios cerebrales. Aunque estos son anatómicamente similares, cumplen funciones muy diferentes. Pero volvamos en este punto a aquel cuadrilátero, en el que un gancho izquierdo en la barbilla de Klitschko puso fin al combate. La derrota de ese boxeador tiene mucho que ver con las asimetrías de nuestro cerebro.

En el boxeo, los zurdos juegan con ventaja. Son una minoría, por lo que sus oponentes diestros no están habituados a la estrategia de la lucha invertida. Además, tienen otra desventaja: puesto que el hemisferio cerebral derecho controla los procesos de atención, los diestros nos fijamos primero en el lado izquierdo de nuestro campo de visión. Si bien ello nos permite ver el puño derecho del contario con la antelación suficiente, registramos el izquierdo más tarde. Por esa misma razón, los zurdos tienen ventaja en otras disciplinas deportivas, como el tenis y la esgrima, en las que dos oponentes se encuentran frente a frente y dependen de milisegundos.

 

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.