Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2015
Neurociencia

Nueve ideas para mejorar la neurociencia

La investigación sobre el cerebro adolece de problemas de metodología y credibilidad. Ciertas medidas pueden remediar la situación.

THINKSTOCK / CHATCHAISURAKRAM

En síntesis

Tras un período de ­euforia, la neurociencia ha entrado en crisis. Investigadores, revistas especializadas e instituciones científicas necesitan adoptar nuevas maneras de actuar.

La sobrevaloración de los resultados científicos positivos y el sistema de incentivos para los investigadores son dos de los problemas que necesitan solución.

La comunidad científica ya ha puesto en marcha iniciativas para promover el debate en torno a la neurociencia y determinar los cambios necesarios.

Hasta no hace muchos años, los expertos, la opinión pública y la prensa se mostraban de acuerdo: la neurociencia había tomado el camino del éxito. Parecía solo cuestión de tiempo que la novedosa investigación cerebral de alta tecnología desvelase las incógnitas en torno a la existencia humana. La irrupción de las técnicas de neuroimagen dio alas a la idea de que, pronto, los trastornos psicológicos, el comportamiento criminal, las decisiones económicas o las experiencias espirituales dispondrían de una explicación biológica. Hoy en día, ese optimismo inicial parece que se ha desvanecido: un halo de escepticismo rodea la neurociencia.

En libros, medios de comunicación y conferencias científicas se han articulado críticas que relacionan la neurociencia con explicaciones injustificadas, mala investigación, sobrevaloración de datos experimentales, banalización reduccionista de fenómenos complejos, promesas de futuro insostenibles y falta de relevancia práctica. Estos defensores de la «neurociencia crítica», sin embargo, han recibido a su vez reproches: sus alegatos resultan generales y exagerados y no se basan en un conocimiento técnico suficiente, tan solo obstaculizan el avance científico.

Con el fin de optimizar la práctica neurocientífica a través de propuestas concretas, un grupo de psicólogos, historiadores de la ciencia, investigadores sociales, médicos, filósofos, antropólogos y periodistas de distintas procedencias, entre ellas España, se reunieron a finales de noviembre de 2014 en Berlín en el marco del simposio Mind the brain! Neuroscience in society («¡Cuidado con el cerebro! La neurociencia en la sociedad»). Veamos sus propuestas para solucionar los problemas de la neurociencia.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.