Percepción temporal

El tiempo pasa para todos. Pero ¿cómo percibe el ser humano el tiempo?

© istockphoto / Rob Broek

El tiempo pasa para todos. Pero ¿cómo percibe el ser humano el tiempo?

Mientras los sentidos del oído, la vista, el olfato, el gusto y el tacto son activados por estímulos concretos (ondas sonoras o luminosas, moléculas y presión), que a su vez son captados por receptores que les son propios (células ciliadas del oído interno, conos y bastones de la retina, receptores de las moléculas olfativas en la nariz, papilas gustativas de la lengua y receptores sensitivos de la piel), no se conocen todavía los estímulos y receptores temporales. ¿Por qué ciertas veces el tiempo se nos antoja eterno y otras transcurre sin que nos demos cuenta?

Se trata de un desafío psicológico al que los neurobiólogos llevan años buscando una explicación. Las siguientes páginas dan un repaso a las investigaciones y hallazgos que se han logrado hasta ahora. Siempre con una cuestión de telón de fondo: ¿dónde se encuentra la maquinaria del reloj humano?

Otros artículos del informe especial «El sentido del tiempo»

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.