Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Psicología del trabajo

Presionados por el tiempo

Múltiples tareas pendientes, plazos ajustados, disponibilidad total. Las exigencias de la vida laboral actual son elevadas. Para que ello no afecte al rendimiento ni a la salud de los trabajadores, existen soluciones.

La presión del tiempo a causa de los plazos de entrega muy ajustados es un motivo de estrés frecuente en el ámbito laboral. ¿Cómo se puede mitigar? [GETTY IMAGES/CECILIE_ARCURS/ISTOCK]

En síntesis

Durante mucho tiempo, la presión del tiempo en el ámbito laboral se ha considerado un factor básicamente positivo. Promovía la disposición y la satisfacción de los trabajadores. Esta imagen ha cambiado en los últimos años.

Nuevos estudios muestran que los plazos de entrega muy ajustados y la elevada carga de trabajo reducen el rendimiento de los empleados, sobre todo cuando la asignación de roles es poco clara o las jerarquías son rígidas.

Para reducir la sensación de que se trabaja bajo un ritmo frenético, puede resultar útil dedicar parte del propio tiempo a los demás o «comprar tiempo», por ejemplo, contratando a una persona de la limpieza.

Una anciana desea escribir a su sobrina, que vive Bognor Regis, población situada al sur de Inglaterra. Tarda una hora en elegir la postal que le va a enviar, otra en encontrar las gafas y media hora más para tener la dirección de su sobrina. La dama escribe durante una hora. Finalmente, piensa unos 20 minutos sobre si debe llevarse el paraguas hasta el buzón de la próxima esquina. Seguramente, la mayoría de las personas habría resuelto todo esto en cuestión de minutos.

Este ejemplo procede de un artículo publicado en 1945 en The Economist y que firmó el historiador y sociólogo británico Cyril Northcote Parkinson (1909-1993). Durante el tiempo que este autor pasó en el ejército y dedicó a su carrera académica, aprendió a menospreciar la burocracia. Incluso llegó a formular lo que hoy se conoce como la «Ley de Parkinson», a saber, que el trabajo se prolonga hasta ocupar el tiempo de que se dispone para llevarlo a cabo.

No obstante, décadas más tarde, el mundo laboral parece haber sacado la conclusión opuesta a la ingeniosa observación de Parkinson: si una tarea se domina de una manera o de otra, no importa cuánto tiempo haya, los plazos de entrega pueden acortarse cada vez más. Según los estudios, la presión del tiempo constituye un tema candente para muchos trabajadores.

La Encuesta Europea de las Condiciones Laborales del panel de expertos de Eurofound (Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo) revela que un tercio de los empleados de la Unión Europea se encuentra sometido a una fuerte presión del tiempo y trabaja a gran velocidad. En el caso de Estados Unidos, diferentes investigadores han demostrado que la carga laboral aumentó de manera constante entre 1965 y 1990, se mantuvo estable durante un tiempo y solo disminuyó ligeramente en los últimos años. Sin embargo, la economista Melanie Rudd, de la Universidad de Houston, constató en un trabajo publicado en 2019 que un número considerable de personas sigue teniendo la sensación de que carece de tiempo suficiente.

Una cuestión de perspectiva

Las razones de este fenómeno son diversas. La interconexión de los procesos económicos, la masa de información y bienes, la comunicación permanente, todo ello contribuye a que la vida laboral actual sea más compleja, rápida y exigente de lo que era hace unos años. Probablemente, otro motivo resida en la manera de ver las cosas. Durante muchos años se pensó que cierta presión del tiempo no podía ser perjudicial. Al parecer, el hecho de que este punto de vista se impusiera tiene mucho que ver con los experimentos llevados a cabo con ratones de laboratorio.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.