El crecimiento económico que ha vivido España en los últimos años ha ido acompañado de la llegada más numerosa e intensa de población extranjera de la historia del país. En muy pocos años, España ha pasado de ser un país de tradición emigratoria a un país con saldos migratorios positivos.
La llegada numerosa y repentina de población extranjera a los centros sanitarios de los barrios donde se concentra ésta, ha supuesto el reto para la sanidad pública de enfrentarse, por un lado, a enfermedades que se consideraban erradicadas y por otro, a la necesidad de buscar formas de entendimiento con culturas e idiomas muy diversos.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.