Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2013
Inmunología

Protección mental

El estrés y el ajetreo ponen en situación crítica a las defensas del organismo. No obstante, las personas optimistas se encuentran vacunadas frente a ello. ¿Por qué? La respuesta se halla entre los sistemas nervioso e inmunitario.

FOTOLIA / VGSTUDIO (MUJER); DREAMSTIME / CORNELIUS20 Y SEBASTIAN KAULITZKI (VIRUS)

En síntesis

En las fases de estrés sostenido nuestra resistencia inmunitaria pierde el equilibrio. De esta manera somos más vulnerables a infecciones y alergias.

El sistema inmunitario de los niños se muestra especialmente sensible a la sobrecarga psíquica. Las consecuencias pueden ser enfermedades inflamatorias graves en la adultez.

El optimismo y el buen humor refuerzan la resistencia; protegen de enfermedades a largo plazo.

Una fina capa de polvo cubre el billete de avión de Raquel Arenes (nombre ficticio). Desde hace semanas, esta estudiante relee impaciente una y otra vez las letras impresas en azul: «Madrid-Sydney». Unas oscuras ojeras enmarcan sus grandes ojos castaños. Se encuentra en el tramo final de los exámenes de licenciatura. Una vez los acabe: ¡por fin comenzará la aventura! Siempre ha soñado con dar la vuelta al mundo tras finalizar los estudios.

Sin embargo, apenas llega a Australia, la garganta le empieza a doler, también las extremidades, la cabeza le martillea; en fin, presenta los síntomas clásicos de una gripe. Durante la primera semana de su anhelado viaje no ve otro paisaje que las cenefas rojas de las sábanas de la cama del hotel.

«Enfermedad del ocio», han dado en llamar algunos expertos al fenómeno que experimenta Raquel. Tras semanas de estrés, el cuerpo da de sí y se debilita. Desafortunadamente, ello suele coincidir con el período vacacional. Con todo, Raquel no es de esas personas que sucumben con facilidad a las oleadas de gripe. «¿Qué ha perturbado a mi sistema inmunitario?», se pregunta.

Otros artículos del informe especial Las huellas del estrés

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.