Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2019
Neurociencia

¿Ayuda el cannabis a aliviar el dolor?

Aunque los datos sobre la efectividad de la marihuana para combatir el dolor son todavía pobres, los hallazgos apuntan en esa dirección.

Getty Images / gaspr13 / iStock

«El cannabis medicinal me salvó la vida», afirma Nancy Partyka, profesora de psicología ya jubilada de la Universidad Frisco, en Colorado, Estados Unidos. Durante más de veinte años, Partyka luchó contra un dolor desesperante a causa de una lesión en la columna cervical que sufrió en un accidente de tráfico. Probó la fisioterapia, las inyecciones de esteroides, la acupuntura, el ejercicio y la meditación; soportó cinco operaciones de fusión vertebral e ingirió montones de pastillas. «Tomaba Oxy-Contin [un opiáceo] y Aleve [un antiinflamatorio] a todas horas», recuerda. Pero cada vez se encontraba peor. «Los opiáceos matan el hambre, no te alimentas bien, padeces estreñimiento y continúas empeorando.» Al final, relata Partyka, el alivio lo encontró en el cannabis, cuyo consumo es legal en el estado de Colorado. Su fórmula preferida, de administración oral, combina los dos principales compuestos activos de la planta en una proporción de ocho partes de cannabidiol (CBD) por una de tetrahidrocannabinol (THC). También utiliza un aerosol tópico con CBD y THC a partes iguales. «He vuelto a nacer», asegura Partyka, quien ha retomado su afición al senderismo y a las excursiones con raquetas de nieve. «No digo que me haya librado al cien por cien del dolor, pero ya no tomo opiáceos y me siento prácticamente normal.»

Casos como el de Partyka no son raros. Con los opiáceos en descrédito y la marihuana medicinal legalizada en 33 estados de EE.UU., muchas personas con dolor crónico solicitan consejo a los «dispensadores de cogollos» (expertos que asesoran sobre las cepas de marihuana en los dispensarios legales). Las encuestas revelan que el dolor es el motivo principal por el que los estadounidenses consumen marihuana medicinal, y aunque las leyes sobre el cannabis varíen, en los 33 estados se permite su uso como analgésico.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.